<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Fernando Velásquez Velásquez
Columnista

Fernando Velásquez Velásquez

Publicado el 28 de enero de 2019

UN SENTIDO HOMENAJE A DON PEPE SIERRA Y ALBERTO AGUIRRE

Este país, del cual muchos ya no quieren saber nada porque está hundido en la descomposición, la corrupción y la anarquía, a veces nos brinda sorpresas de esas que hacen amar el terruño y llevarlo en el alma. Una de ellas la he vivido a comienzos de 2019, cuando tuve el agrado de conocer al emprendedor alcalde del municipio de Girardota, el joven abogado Vladimir Jaramillo García, quien lleno de compromiso con las causas sociales, artísticas y culturales, se sitúa en el pedestal de una generación que quiere transformar esta sociedad pero, sobre todo, recordar a los ancestros que tantas cosas nos legaron y cuyas voces alumbran los caminos para no ser nunca olvidadas, porque quien no conoce la historia está condenado a repetirla.

Pues bien. Al burgomaestre, preocupado por el poco apego a la erudición observado hoy en su comarca, se le ocurrió la idea de ordenar hacerles sendas estatuas (con el apoyo parcial del gobierno departamental y el concurso del escultor yarumaleño Herlán Agudelo Torres) a dos significativos y muy antagónicos personajes colombianos nacidos, en esa pintoresca urbe: José María Sierra Sierra (“Don Pepe Sierra”), ese gran empresario que adquirió renombre en todo el país; y Alberto Aguirre Ceballos, el eximio valor de las letras y la cultura nacionales, quien con sus obras y gestas impregnó a toda una generación de intelectuales que mucho lo admiró. A este último, desde luego, será necesario representárselo hoy revolcándose en su tumba porque odiaba los homenajes y nunca hubiera querido una obra escultórica confeccionada para representar su recordada efigie; sin embargo, cuando los reconocimientos salen del fondo del alma, como sucede aquí, ellos quedan para la posteridad y trascienden a la propia existencia.

Por supuesto, el citado administrador de la cosa municipal para quien “el arte nos permite conocer y reconocernos” y es “la manifestación más genuina de lo humano, la huella más permanente de la humanidad en la tierra” (según se lee en la publicación donde hace el anuncio referido a su comunidad), no contento con ello y muy preocupado por “afianzar la identidad del pueblo girardotano”, también tuvo otra ocurrencia que va de la mano de la anterior y debe ser destacada.

En efecto, después de mostrarles a sus coterráneos que en las más importantes ciudades del mundo y en algunas de nuestro Departamento existen símbolos emblemáticos mediante los cuales se les reconoce, decidió convocar –esta vez a través de la Secretaría de Educación y Cultura, que hace una importante gestión en este ámbito– a todos los estudiantes de esa comarca a un certamen de historia municipal que ha llamado “Concurso abierto a la imaginación” para que ellos, quienes pueden ser beneficiados con uno de los seis premios asignados, recreen a los dos personajes mediante una expresión artística de pintura, cuento, novela, ensayo, historia, escultura, ilustraciones o caricaturas.

La paz, de la cual está tan urgida esta desbocada organización social, requiere de cultores decididos —no de vulgares mercachifles como los que ha presenciado el mundo durante los últimos años— para que, como diría Gabriel García Márquez en “El cataclismo de Damocles” (discurso pronunciado en Ixtapa-Zihuatanejo, México, el seis de agosto de 1986), no tengamos que legarles a las futuras generaciones una “botella de náufragos siderales arrojada a los océanos del tiempo” después de la definitiva explosión nuclear en ciernes, a través de la cual las enteremos de “que aquí existió la vida, que en ella prevaleció el sufrimiento y predominó la injusticia, pero que también conocimos el amor y hasta fuimos capaces de imaginarnos la felicidad”.

Sean, entonces, bienvenidas esas iniciativas porque ellas son un altisonante llamado a otros líderes nacionales y regionales para que emprendan tareas similares y reivindiquen las bellas artes, la historia y la propia identidad cultural, una forma de apuntalar la convivencia armónica entre los pueblos y decirle adiós a la guerra y los conflictos.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

SERGIO ANDRÉS HIGUITA
El ciclista de Medellín quedó campeón del Tour Colombia 2020 y se consolida como el rutero más fuerte.

$titulo

JAIDIVIER MACEA DE LOS SANTOS
Alias “Valdi”, condenado a 18 años de prisión por la muerte del líder Javier Zapata, en Caucasia.