<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Carmen Elena Villa Betancourt
Columnista

Carmen Elena Villa Betancourt

Publicado el 07 de febrero de 2019

Venezuela vista desde un ciudadano de a pie

Invivible. Así califican la mayoría de los venezolanos la situación que viven. Muchos de ellos preparados profesionalmente para desempeñar un empleo que les permita servir a su entorno y a la vez vivir dignamente pero hoy, viviendo presos de un régimen dictatorial que, además de impedirles desarrollarse libremente, los priva de elementos esenciales como alimentos, medicinas o servicios públicos.

Y en medio de esta situación, recibí un correo de Pompeyo Abreu, un venezolano como tantos. De 49 años, casado y con dos hijos. Quien ha escrito a varios medios de comunicación porque ya no sabe qué más hacer para salir del infierno en el que está él atrapado junto con su familia.

“Los cambios en lo económico nos han impactado profundamente, al punto tal, de casi asfixiar nuestras ya deprimidas finanzas familiares”, aseguró el ciudadano.

“Un descalabro que se inicia en agosto 2018 y tiene su clímax ahora en enero 2019 con los nuevos ajustes salariales que, por decreto y a decisión propia, tomó el régimen en contra de los empresarios y, por supuesto, los más afectados somos los venezolanos de a pie”.

Y luego, pasó a describir su día a día: “Tener un servicio público de manera continua y sin interrupciones es una utopía. Los cortes eléctricos de una, dos, tres y cualquier cantidad de horas son constantes. Solo recibo agua una vez a la semana durante media hora; el resto de los días, debemos ir, dos veces por jornada, a casi ocho kilómetros de distancia a buscar agua para poder cubrir las necesidades básicas tanto personales como las de nuestro hogar. La recolección de desechos sólidos se hace en fechas indeterminadas teniendo focos de contaminación en toda la ciudad, frente a los hospitales, escuelas y hogares”.

Los hijos de Pompeyo, de 11 y 15 años, son víctimas de los vacíos a nivel educativo que está dejando este régimen: “El ausentismo de los educadores ronda un 50 por ciento. Una parte de los que ahora realizan el trabajo lo hacen bajo una profunda vocación; otros son adeptos al régimen y reciben beneficios adicionales por la propaganda activa que exclaman a diario”.

Quienes se oponen a la dictadura de Nicolás Maduro son “señalados y acusados de traidores. Por más que trabajemos es imposible poder conseguir, con el sueldo, los requerimientos básicos para la vida cotidiana”.

Es la situación de muchos venezolanos de a pie. Un país que en los años 80 fue uno de los más prósperos de Latinoamérica, que recibió a tantos colombianos que tuvieron que huir del terrorismo y que encontraron un país con los brazos abiertos pero que hoy hace que exista un éxodo multitudinario de personas que apostaron hasta lo último para quedarse, pero que hoy buscan salir de allí porque si siguen como están morirán lentamente, secuestrados en su propio país.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

ANTIOQUIA LE CANTA A COLOMBIA

Ofreció de nuevo un maravilloso espectáculo y renovó la buena salud de la música autóctona colombiana.

$titulo

ASESINATO DE HINCHA

Yeison Arley Garzón, de 28 años, hincha de Millonarios, fue asesinado en Bogotá por hinchas del América.