<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Juan Gómez Martínez
Columnista

Juan Gómez Martínez

Publicado el 15 de agosto de 2019

Verdaderos héroes y otros temas

Para ser héroe, un soldado no necesita morir en combate. Es la actitud frente la patria y hasta perder la vida por ella. La muerte de los dos suboficiales de la Fuerza Aérea, pertenecientes al Comando Aéreo de Combate cinco -Cacom 5- es clara muestra de lo que hacen nuestros militares por Colombia. El técnico cuarto, Sebastián Gamboa Ricaurte y el técnico subjefe, Jesús Lácides Mosquera López, dieron sus vidas en pleno servicio activo. La imagen de uno de ellos saludando la bandera, con el saludo militar, la mano en la frente, nos conmovió al ver a un servidor de la patria, al borde de la muerte y envuelto en la bandera de Colombia, rindiendo honores a la patria. Esos son nuestros soldados tan castigados por ser verdaderos patriotas. Murieron envueltos en la bandera que tanto dignificaron.

Otra vez nos emocionó el desfile de silleteros. Un espectáculo que rebosa nuestros sentimientos de amor a nuestra tierra. La imagen de un pueblo bueno en las calles de Medellín, aplaudiendo al paso de las flores en hombros de los campesinos, nos muestra lo que es nuestro pueblo. Un pueblo bueno que se emociona al paso de las flores y de los vehículos antiguos, aunque se burlen de nosotros.

En la peor época vivida en Medellín, cuando el narcotráfico se quería apoderar de la ciudad y del país, cuando el mundo entero nos señalaba como lo peor, yo decía que este pueblo no podía ser malo cuando aplaudía y se emocionaba al ver pasar las flores. Recuerdo que, en esa época, el alcalde de New York, Ed. Koch, dijo que deberían bombardear a Medellín. Esto me sirve para empatar el otro tema: Hubo una reunión de alcaldes del mundo en New York. Yo me llevé una guía turística de nuestra ciudad. En la inauguración del evento, Andrés Pastrana quedó al lado del alcalde de la ciudad anfitriona y yo enseguida. Le entregué el folleto a Andrés para que se lo diera al alcalde y le dijera que era para que conociera la ciudad que quería bombardear. Koch me miró, se sonrió y después, cuando me abordaron los periodistas, les dijo: “Trátenlo bien que es una buena persona”.

En ese viaje, el alcalde Koch, nos invitó a la “Casa del Alcalde” a una recepción. Casa que servía para recibir a los invitados, para vivienda del alcalde si así lo quería y, sobre todo, para los eventos importantes de la administración. De allí me surgió la idea de comprar una buena casa en el barrio Prado para lo que vi en New York y para hacer presencia en un barrio tan importante que iba en decadencia. Esa compra se hizo en la administración mía en los años de 1988 a 1990 y no en la de Sergio Fajardo como en forma equivocada aparece en este diario. Lo cierto fue que los alcaldes que me sucedieron abandonaron la casa y la utilizaban como depósito de los elementos de la Feria de las Flores. La recuperé en mi segunda alcaldía para recepciones y Sergio Fajardo para su vivienda y relaciones sociales como debía ser.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

ALFREDO MORELOS

El internacional futbolista colombiano ha marcado 21 goles en 25 partidos de la temporada 2019.

$titulo

BANDA “CENTENARIO”

Grupo criminal, desmantelado, que delinquía en Santander, comercializando medicamentos de control.