<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Ramiro Velásquez Gómez
Columnista

Ramiro Velásquez Gómez

Publicado el 24 de mayo de 2019

Verdades a medias

De nuevo la controversia sobre el reverdecimiento de Medellín y el Valle de Aburrá. Notable, si son ciertas las cifras, que el Área Metropolitana haya sembrado 800 000 árboles desde 2016.

El 93.8 % fueron sembrados en áreas rurales. Solo 6,2 % en las recalentadas zonas urbanas, en donde el déficit es todavía notorio. El tema merece análisis por partes. Primero: lo que interesa es la cifra de sembrados, pues es un indicador de gestión, pero la cifra de supervivencia no se da nunca porque nunca se hace seguimiento. Y se sabe por experiencias controladas, como el Bajo Cauca, que la mortalidad es alta sin mantenimiento.

Segundo: sembrar en las áreas rurales es una necesidad sentida también y ese esfuerzo es de aplaudir.

Tercero: los municipios están eludiendo la tarea de reverdecer las áreas urbanas. La Estrella repobló el Romeral, Caldas el alto de San Miguel, para citar dos casos. En este último y en otro municipio sureño, Sabaneta, las centralidades se han convertido en un oasis gris, de puro y atosigante cemento.

Medellín también está en deuda. Es plausible el reverdecimiento del Centro, pero allí caben muchísimos árboles más (¿acaso no somos dizque innovadores?), y vale mucho el esfuerzo por repoblar de árboles las quebradas para establecer una conectividad ecológica. Muchos barrios, sin embargo, siguen tan grises como antes de comenzar este esfuerzo de arborización.

La deuda es alta en construcción de nuevos parques barriales, no en mejora de los existentes. Esta semana un informe en Estados Unidos, de National Geographic, resaltó la importancia de los parques para reducir el mayor calor urbano y como medida amortiguadora frente al cambio climático.

Expertos foráneos que han venido a Medellín han sido muy claros: los árboles deben sembrarse en suelo urbano y eso es lo que no se está haciendo al ritmo adecuado y necesario.

No se puede demeritar el esfuerzo del Área Metropolitana, pero que falta mucho por airear las 10 ciudades del Aburrá es innegable, más cuando a diario se escucha de nuevas talas autorizadas para obras viales o edificaciones, sabido además que los urbanizadores tienen un alto déficit de compensación verde que muchos han atribuido a falta de diligencia gubernamental para establecer los sitios de resiembra, que casi siempre, cuando se dan, van a las áreas rurales. Ojalá se entienda pronto la urgencia de refrescar las zonas urbanas.

Maullido: candidatos a alcaldías locales gastando mucho dinero. ¿De dónde sale?.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

D. INDEPENDIENTE MEDELLÍN

El poderoso va a la final de la Copa Águila 2019. Jugará contra el Cali y revive la ilusión de su fiel hinchada.

$titulo

ALTOS NIVELES DE RUIDO

Las mediciones en el Valle de Aburrá arrojan índices superiores a los recomendados. Hay zonas críticas.