<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Los brutales efectos de los vuelos espaciales y el regreso a Tierra

  • Samantha Cristoforetti, astronauta italiana, ha estado cerca de 200 días en la Estación Espacial Internacional. FOTO Nasa
    Samantha Cristoforetti, astronauta italiana, ha estado cerca de 200 días en la Estación Espacial Internacional. FOTO Nasa
Por Helena Cortés Gómez | Publicado el 20 de julio de 2019

Salir de la Tierra es el reto físico más grandes al que se ha enfrentado un humano: es incómodo, solitario y desorientador. Esto porque el cuerpo es un complejo de huesos, tejidos y células que evolucionó para encajar en el ambiente terrestre.

En el espacio el cuerpo percibe rápidamente que no hay que lidiar con gravedad, los huesos pierden densidad ósea hasta 2% cada mes, la masa muscular hasta 5%. Esto se sabe porque en los últimos 21 años los astronautas han pasado mucho más tiempo en la Estación Espacial Internacional (ISS por sus siglas en inglés) que lo que Yuri Gagarin, el primer hombre en salir de la Tierra. Por eso es que la ISS está equipada para que sus habitantes hagan ejercicio con frecuencia e incluso usan cintas elásticas para minimizar la compresión de la gravedad en sus cuerpos mientras se ejercitan en una de sus caminadoras.

La microgravedad también puede poner más presión en la parte de atrás de los ojos y oprimir sus nervios ópticos. Varias estrategias se han implementado para minimizar algunos de los daños más severos de la falta de gravedad pero los viajes espaciales tienen otros impactos físicos y mentales dice Ángela Lorena Criales Vargas, especialista en Medicina Aeroespacial de la Universidad Nacional de Colombia, miembro de la Aerospace Medical Association y actual Secretaria de la Junta Directiva de la Asociación Colombiana de Medicina Aeroespacial. Estos son: periodos irregulares de luz solar y oscuridad que perturban ciclos de sueño y una exposición a bombardeos con elevados niveles de radiación y partículas subatómicas llamadas rayos cósmicos. En la estación espacial, los astronautas reciben más de diez veces la radiación que lo que ocurre naturalmente en la Tierra.

El aislamiento los afecta y el sistema inmunológico de los astronautas se pone en alerta máxima, tanto al ir al espacio como al regresar a la Tierra. Su cuerpo actuaba como si estuviera bajo ataque.

A los viajes más largos se suman riesgos de estrés o depresión, cuenta Diego Urbina colombo-italiano con un master of science en estudios espaciales de la International Space University en Francia y quien pasó 520 días aislado como parte del proyecto Mars500, que buscaba recopilar datos, conocimientos y experiencia para ayudar a prepararse para una misión real a Marte.

Más allá de la salud física, a menudo hay un componente de salud mental para la recuperación. Estar en un espacio reducido con unos pocos miembros de la tripulación durante meses puede causar aislamiento, sentimientos de confinamiento e incluso depresión, explica el sitio web de la agencia espacial estadounidense.

Al volver

Por su parte Jhan Sebastián Saavedra Torres médico interno de la Universidad del Cauca, investigador del programa de investigación humana de la Nasa 2019 al 2020, asegura que los mayores problemas médicos se ponen en evidencia cuando se vuelve a Tierra. Es en ese momento astronautas como el canadiense Chris Hadfield que relató al medio digital Global News de Canadá en 2012 que se sintió la lengua pesada, comenzaron los mareos, la visión brumosa y que su corazón no bombeaba sangre de la misma manera que antes. Otros procesos de recuperación, como la reconstrucción de la densidad muscular y ósea, pueden llevar varios meses o más. Según la Nasa, un mes en el espacio puede hacer que los astronautas pierdan tanta masa ósea como lo hace una persona mayor en la Tierra en un año.

El astronauta Scott Kelly, quien con su hermano gemelo Mark Kelly fueron los conejillos de indias en cientos de experimentos comparativos sobre los efectos que producen salir de la Tierra –Scott salió por casi un año en órbita terrestre baja y Mark se quedó en tierra–, contó recientemente que no se sintió normal hasta ocho meses después de que regresó de la Estación Espacial Internacional.

Aún faltan estudios. Casi todos los astronautas estudiados han estado bajo el escudo protector del campo magnético de la Tierra. Un vuelo espacial interplanetario, o los viajes a la luna, los expondrán a niveles más altos de radiación. Por lo que estos experimentos están limitados, habrá que salir de la órbita baja de la Tierra para saber más.

Contexto de la Noticia

Helena Cortés Gómez

Periodista, científica frustrada, errante y enamorada de los perros. Eterna aprendiz.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección