<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Generación — Edición El Cambio
Cerrar
Generación

Revista Generación

Edición
Hegemonías difusas

En este número nos embarcamos a explorar la forma en que miramos la política, casi siempre como un duelo entre izquierda y derecha, y cómo está cambiando la geopolítica del poder global. Y nos preguntamos por nuestras relaciones con los animales, al tiempo que reflexionamos sobre las representaciones de series como Griselda, el cine hecho por mujeres y los nuevos espacios para el arte que se abren en Medellín.

  • César Correa es un artista digital y uno de los socios y fundadores de Polygonus. Foto: Carlos Velásquez.
    César Correa es un artista digital y uno de los socios y fundadores de Polygonus. Foto: Carlos Velásquez.

El estudio de César Correa

César Correa es artista digital y socio fundador de Polygonus, estudio donde se crean videojuegos.

María Camila Moreno | Publicado

En el estudio de Polygonus se crean muchos mundos. En un día normal se encuentran artistas digitales, desarrolladores, músicos y luminotécnicos. En esta empresa desarrollan videojuegos y se enseña sobre producción y entretenimiento digital para cine.

Al entrar hay mesas de trabajo y computadores o tabletas. Los lugares son personalizados y llenos de referentes que les ayudan a inspirarse: cada puesto tiene figuras coleccionables de aliens, Star Wars, Guardianes de la galaxia o Batman, que también están en libros y tazas de café. Otras figuras son creaciones propias de quienes trabajan en el estudio.

César Correa, uno de los artistas digitales, además socio y fundador de Polygonus, recuerda que cuando era pequeño y se antojaba de colores, plastilina o figuras coleccionables. No era fácil, cuenta que había otras prioridades en la casa y que el acceso era limitado, pero siempre que se podía sus padres le regalaban colores, por lo que se la pasaba dibujando, pintando muñecos o decorando cajas de cigarrillos o de fósforos. A pesar de que le gustaban mucho los cómics, solo podía acceder a ellos por el esposo de una tía. “Yo llegaba allá y ella estaba leyendo cómics, entonces yo quería que me los prestara. Era un niño muy pequeño, obviamente no lo hacía, pero podía leerlos mientras estaba ahí”.

César siempre tuvo un espíritu emprendedor. En el colegio vendía stickers de caricaturas populares a sus compañeros por un precio de 200, 300 o 400 pesos.

Todo esto alimentaba su imaginación y a preguntarse cuando veía películas: ¿cómo los hacen? Esta curiosidad sobre los procesos de creación, los personajes, los mundos y las historias lo llevaron a conocer a una de las personas que lo ha acompañado desde entonces. “Con Alejando vimos a Matrix por allá en 1999, después el Señor de los anillos en 2000, junto con los videojuegos que solíamos jugar, entonces decíamos: qué nota hacer algo así, tener un estudio, hacer un videojuego”.

Si hay algo que caracterice a esta comunidad que se junta a crear videojuegos es que comienzan con proyectos de amigos que comparten un mismo gusto, como pasa con Alejandro Gonzáleez, que además de ser socio fundador de Polygonus, es concept artist de la empresa.

“Él vivía también en Aranjuez, nos hicimos amigos, compartíamos el interés por los cómics, los videojuegos... Sabíamos que era muy difícil, yo la verdad no me imaginé que pudiera tener una empresa, pero la vida nos llevó a eso y acá estamos. Fue básicamente eso, fueron películas como Matrix, ver las Tortugas Ninjas, los caballeros del Zodiaco y poner videojuegos lo que nos hizo querer pertenecer a esta industria”.



Esos primeros pasos que se encaminaban por el gusto y los amigos terminó en fundar una empresa que es referente en creación de videojuegos en la ciudad. Son parte de una industria que al día de hoy es más rentable que la del cine y la televisión.

“Los videojuegos son absolutamente importantes para nosotros, porque justamente una de las grandes líneas de negocio son los videojuegos. Los clientes que tenemos en el exterior constantemente nos están buscando, tanto para crear videojuegos como para ayudarles a arreglar procesos que ya otras empresas les han hecho y no han entregado de la forma más efectiva”.

Este 2023 empezaron haciendo reformas en el estudio porque lo que empezó como un juego de amigos está creciendo cada vez más y necesitan más espacios para seguir enseñando y recibir nuevos proyectos.

César reflexiona sobre todo lo que ha pasado. “No es simplemente soñar por soñar, hay que caminar en lo que nos gusta y si vemos que hay una oportunidad de hacer algo de dinero, no importa cuánto, sino sobrevivir con lo que nos gusta, hágamoslo. Curiosamente cuando uno se vuelve muy bueno, porque es algo que te gusta hacer, el dinero persigue eso. Se convierte en una añadidura de tu pasión y de tu goma por hacer las cosas bien en ese campo específico”.

Para el dibujo en digital, usa una tablet donde boceta los personajes que le van surgiendo. Luego de trabajar en una jornada de ocho horas, llega a su casa para seguir llenándose de referentes.
En su mesa, César tiene referentes que le ayudan a inspirarse: libros y cómics sobre Marvel, figuras de aliens y hasta una taza de café de Star Wars. Esto le ayuda a su imaginación y a estar creando constantemente sus personajes con características únicas para los videojuegos.
En Polygonus no solo se crean videojuegos, también se enseña sobre producción y entretenimiento digital para cine. Dos industrias que dialogan constantemente en sus procesos de creación de personajes, escenarios y narrativas.

Si quiere más información:

Revista Generación

Revista cultural con 82 años de historia. Léala el primer domingo de cada mes. Vísitela en www.elcolombiano.com.co/generacion y en el Instagram revista_generacion

Camila Gil

Antropóloga e investigadora con enfoque en juventudes, me interesa la etnografía digital y me dicen la ami. En redes como @laamicamilagil

x

Revista Generación

© 2022. Revista Generación. Todos los Derechos Reservados.
Diseñado por EL COLOMBIANO