<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Generación — Edición El Cambio
Cerrar
Generación

Revista Generación

Edición
Conversar

Generación es la revista cultural de EL COLOMBIANO. Conversar, redescubrir ese placer tan humano es la edición para leer en enero.

  • Este archivo queer estaba en Bogotá y desde enero se verá en Madrid. Foto: cortesía
    Este archivo queer estaba en Bogotá y desde enero se verá en Madrid. Foto: cortesía
  • Halim Badawi y Felipe Hinestrosa. Fotos: cortesía Arkhé
    Halim Badawi y Felipe Hinestrosa. Fotos: cortesía Arkhé
  • Arkhé: una “embajada” para lo queer en Madrid

Arkhé: una “embajada” para lo queer en Madrid

Esta es la historia de El Archivo Arkhé, que estuvo en Bogotá hasta la pandemia y ahora abrirá sus puertas en Madrid, con más apoyo.

Juan de Frono | Publicado el 05 de noviembre de 2022

A tres cuadras del Museo Reina Sofía de Madrid se abrirá un nuevo centro de encuentro para el arte latinoamericano. El Archivo Arkhé, una institución que comenzó en 2016 en Bogotá, inaugurará su sede europea en febrero de 2023. El lugar será el primer piso de un clásico edificio del barrio Lavapiés de la capital española, que ahora se encuentra lleno de decenas de cajas sin abrir con miles de fotografías, acuarelas, libros, dibujos, revistas, manuscritos, afiches y grabados.

En una de esas cajas está recostado Halim Badawi, investigador y crítico de arte colombiano y uno de los dos artífices de Arkhé. A su lado, el otro creador del proyecto, el abogado Felipe Hinestrosa, habla de cómo decidieron venirse a Madrid y la larga búsqueda para hallar este espacio: un amplio piso en la Calle Doctor Fourquet, con un sótano, un techo alto con la tubería expuesta y las paredes pintadas de violeta.

El violeta es una casualidad, pero es imposible no pensar en el acervo más destacado de Arkhé: el archivo queer*, uno de las más importantes y con mayor crecimiento de la región: videos y fotografías fechados entre el siglo XVIII y el presente que pertenecieron a activistas, artistas y transformistas de Colombia, Venezuela, Perú, Argentina y México.

Observar las cajas apiladas y el laberinto que crean al azar genera nostalgia, porque el archivo ya no podrá consultarse en Colombia, en esa sede del barrio San Felipe de Bogotá donde funcionó hasta antes de la pandemia. Pensar en las horas, los días y las semanas que este material atravesó el Atlántico para llegar a un puerto español susurra varias preguntas. La primera, y la más evidente:

<i>Halim Badawi y Felipe Hinestrosa. Fotos: cortesía Arkhé</i>
Halim Badawi y Felipe Hinestrosa. Fotos: cortesía Arkhé

¿Se trasladará todo el archivo?

“Parcialmente”, dice Halim Badawi, con un leve acento barranquillero. “Entre el setenta y el ochenta por ciento. Lo del siglo XIX para atrás no, porque hay una complicación patrimonial y no puede sacarse del país”.

¿Qué imaginan para el futuro inmediato de Arkhé en Madrid? Su propósito.

Halim: Acá podemos jugar un rol muy chévere: un puente con América. Realmente falta ese puente. Por ejemplo, ¿cuántas piezas colombianas hay colgadas en este momento en el Reina Sofía? Cuatro, en una colección de mil quinientas piezas exhibidas. Es una cuestión de poder histórico. Creo que cuando aquí piensan en América Latina, piensan en Argentina, por un lado, y México. Son los dos polos.

Felipe: Arkhé tendrá un espacio como embajador cultural. Colombia no suena aquí. Y es un país que tiene mucho que decir en el arte contemporáneo.

Halim: Y no pensamos solo en Colombia. En general, América Latina como conjunto.

Durante el funcionamiento en Bogotá, Arkhé tuvo una vida discreta. A pesar de la importancia de los documentos y el arte que alberga, no tuvo muchos apoyos, como explican sus creadores, además de que no se comprendió muy bien su propósito. Madrid será la revancha, algo que ya comenzó a verse con el acercamiento de grandes instituciones y el interés que ha suscitado la apertura.

La Asociación Archivo Arkhé, como se conocerá en España, se ubicará en un corredor estratégico, muy cerca de galerías de arte y centros culturales, como el ya mencionado Reina Sofía y la Casa Encendida. En el primer piso dispondrá de una zona comercial, con librería y tienda museo, que ofrecerá bibliografía e información del arte colombiano y latinoamericano; y otra cultural, de exhibición, con muestras de los dos archivos, que brindará la posibilidad de crear conversaciones con el fondo y la divulgación de nuevos artistas. Ya en el sótano funcionará el archivo documental y la reserva.

¿Cuál es el gran diferenciador de Arkhé? La respuesta es evidente: su archivo queer, que no para de crecer por la gestión, el interés y la curiosidad de Halim y Felipe. Por ejemplo, poseen el archivo personal de León Zuleta, uno de los activistas LGTBIQ más reconocidos del país, además de cien archivos personales más, y acaban de adquirir un gran archivo de las últimas décadas en Venezuela.

Halim: El archivo queer es la joya de la corona. Es un archivo LGTBIQ que comienza en 1860, más o menos, con fotografías, muchísima documentación, libros, fanzines, plegables.

Felipe: La pieza más antigua es La cacería de putos.

Halim: Sí, de cerca de 1594. Un grabado de Theodor de Bry que muestra a un conquistador, Vasco Núñez de Balboa, cazando gays con perros.

Felipe: En el Darién. Había una tribu que tenía una mentalidad distinta de la sexualidad. No se ha estudiado muy bien, pero, al parecer, había libertad de tener sexo homosexual si querían, según la narración que hizo Balboa en sus memorias.

Halim: Un documento histórico importantísimo para entender la persecución desde hace quinientos años.

El grabado al que se refieren se titula “Balboa Indos Nefandum”, popularmente conocido como “la cacería de los sodomitas”, y es el punto de partida de un archivo que, como ambos lo explican, puede ser el más grande del hemisferio sur en relación con este tema. Algo que en España ha llamado la atención, debido a la importancia que se le concede a los archivos personales e históricos en este lado del mundo. Un archivo que contiene documentos de varios países latinoamericanos y al que se unirán, en los próximos meses, adquisiciones de España.

Arkhé: una “embajada” para lo queer en Madrid

Todo apunta a un futuro vibrante para esta segunda vida de Arkhé. En un momento igualmente vibrante debido a un interés, desde Europa, por lo que se hace en Latinoamérica, provocado por el buen momento literario, musical, político y artístico que vive la región. En un momento donde, además, la población inmigrante en España es de casi cinco millones y medio y, de este número, el país americano con más personas es Colombia, con casi trescientos mil, según las últimas estadísticas oficiales, sin sumar la población ilegal.

Por estas razones, no será extraño que Arkhé se convierta en una visita obligada en un futuro próximo. Para quienes vivan o pasen por España y deseen saber de la historia de lo queer y de lo que sucede con el arte en Latinoamérica. También para investigadores, estudiantes y artistas. O para cualquier persona que transite por la calle madrileña de las galerías y sea testigo del centro cultural en que se convertirá un espacio ahora con una pátina industrial, una especie de bodega clandestina, que antes fue un gimnasio con paredes violetas, de un violeta definitivamente queer

*También “cuir”. Término anglosajón que hace referencia a lo no usual o “raro”, y se identifica actualmente con las expresiones e identidades sexuales y de género por fuera de la normal heterosexual.

** Periodista y poeta. Autor de El Coro Blanco y Hoja de Furias.

Si quiere más información:

Revista Generación

Revista cultural con 82 años de historia. Léala el primer domingo de cada mes. Vísitela en www.elcolombiano.com.co/generacion y en el Instagram revista_generacion

Revista Generación

© 2022. Revista Generación. Todos los Derechos Reservados.
Diseñado por EL COLOMBIANO