Cerrar
Generación

Revista Generación

Edición
El Cambio

Generación es la revista cultural de EL COLOMBIANO. El cambio es el tema de este mes, el hilo conductor para celebrar que regresamos renovados.

  • El estudio de JAZ
  • El estudio de JAZ
El estudio del artista | PUBLICADO EL 02 febrero 2022

El estudio de JAZ

El estudio del artista plástico JAZ, Jorge Alonso Zapata, se extiende por varias cuadras y termina en el edificio de una imprenta abandonada en un extremo del Bronx de Medellín. Entrar a ese estudio, que es afuera y adentro, real e irreal, requiere renuncia, resignación y disposición sin reparos para calzarse unas anteojeras y bajar la cabeza.

Alfonso Buitrago Londoño

JAZ estudió diseño y terminó trabajando como fotógrafo de procedimientos judiciales en la Fiscalía. Hace 20 años, ya decidido a ser pintor, llegó a Barbacoas bien vestido y con un maletín lleno de pinturas. Se internó en una olla de vicio conocida como La Perla y rayó en las paredes las escenas alucinadas que sucedían a su alrededor. Sexo, drogas, edificios, carros, animales, frases sueltas en inglés, impresionismo psicodélico sobre muro blanco.

Se convirtió en el pintor de esa isla supurante de seres abandonados, despreciados y orgullosos, que consumen calle, sin techo y en azarosa búsqueda de refugio; una isla que por décadas ha deambulado por la ciudad, de Guayaquil a Niquitao; de Barrio Triste, al río; de la Minorista a la avenida de Greiff; en Barbacoas, los puentes de la Oriental y última estación el Bronx.

Se hizo habitual e inadvertido, un loco más, y los adictos, los rebuscadores y los travestis le empezaron a posar. Alcaldes sucesivos intervinieron, desalojaron y drenaron la isla flotante de ollas de vicios hasta que consiguieron anclarla en el Bronx, donde quedaba la seda de la imprenta Dinámica, empresa en la que Jorge Alonso había trabajado. Los dueños se fueron buscando mejores paisajes para sus impresiones y JAZ convirtió el lote de dos plantas en su casa-estudio.

Recorrido 360°

Hay realidades que son impúdicamente reales, inapelables y al mismo tiempo inverosímiles, por descarnadas. Nos resistimos a aceptarlas. Y el intento o la intención de no mirar el paisaje a los ojos, de no dejarse escrutar por la intromisión al universo JAZ, es tan inútil como cubrirse el rostro con uno de esos sofisticados cajones oscuros de realidad completamente aumentada.

Con la curiosidad y el asombro suspendidos mientras caminamos por la carrera Cúcuta hacia el estudio, el espectáculo de la autodestrucción humana a ras de asfalto se expande bajo los pies, es la realidad aumentada de cuerpos entretejidos sobre la calle, cubiertos con trapos, cartones, plásticos, entregados al abandono acogedor de la calle y de sus humos, a su crueldad y comprensión, y a cada paso en dirección al viejo edificio emerge una cuadra andrajosa y bulliciosa que tirita sus miserias.

JAZ quita el cerrojo de la puerta de hierro y se abre una grieta de consoladora oscuridad. La puerta se cierra, pero la calle ya está metida por dentro.

A tientas, siguiendo la voz de Jorge Alonso, llegamos a un malacate. El aparato traquea mientras asciende paquidermo y algo de claridad se filtra desde el techo. Con la vista al frente y la frente en alto, ya sin la necesidad de las anteojeras, el gris del cemento de los muros internos aparece y limpia la mirada.

Cuando la máquina se detiene y se encienden las luces del estudio, las escenas proscritas de esas calles confusas, con sus personajes coloridos llenos de complicidad, cuelgan de las paredes, en multitud de formatos y tamaños, enmarcadas en las pinturas de JAZ. La realidad de esos cuadros inaceptablemente reales se mezcla con el barullo y los gritos de la calle, que se filtran por las rendijas del edificio, mientras el artista guía el recorrido y explica su trabajo.

"Me ha llamado la atención la cantidad de objetos que la ciudad deshecha y cómo muchos pueden ser reutilizados y contar otra historia, a partir de la intervención que hago en ellos".
"Hay varios métodos de trabajo, algunas veces me siento en la calle a dibujar lo que veo por ahí, en cualquier parte, luego retomo todos estos bocetos, también lo hago en radiografías viejas que me encuentro en la calle".
"La creatividad ha surgido en el observar diario de la ciudad. Todo el tiempo he sido influenciado por las situaciones de ciudad, descubrir algo tan diverso, con tanta gente distinta, con tantas situaciones que mirar, es lo que ha despertado la imaginación".

Revista Generación

© 2022. Revista Generación. Todos los Derechos Reservados.
Diseñado por EL COLOMBIANO