Colombia | PUBLICADO EL 23 marzo 2020

Intentos de fuga masivos terminan en tragedia

Defensores de DD.HH. dicen que el temor a una posible llegada del covid-19 sea el detonante de lo ocurrido el pasado sábado.

No importaron los mensajes transmitidos por video en cada una de las cárceles en los que la ministra de Justicia, Margarita Cabello, explicó a los internos las medidas que está tomando el Gobierno para prevenir la llegada del covid-19 a esos espacios (ver Informe). Los desórdenes y revueltas no se hicieron esperar y en la noche del sábado hubo inconvenientes en, por lo menos, 13 centros penitenciarios en todo el país.

La situación más grave se presentó en Bogotá. Solo en La Picota el saldo de los disturbios y enfrentamientos con la guardia del Inpec es de 23 muertos (privados de la libertad) y más de 83 heridos (32 en centros hospitalarios), mientras que hay siete funcionarios del Inpec heridos, dos de ellos en grave estado.

La ministra afirmó que no hubo fugas y que el supuesto “plan criminal” fue controlado. Agregó que no hay ninguna situación relacionada con el covid-19 en las cárceles.

“Tampoco hay un problema sanitario que hubiera originado esos motines, hoy no hay un solo privado de la libertad, custodio o de cuerpo administrativo que tenga contagio de coronavirus o que podría estar aislado”, afirmó la jefe de esa cartera.

Por su parte, el director del Inpec, general Norberto Mujica, agregó que “gracias a la pronta reacción de la guardia se evitó la fuga de unos cinco mil privados de la libertad”.

La Fiscalía anunció una investigación para esclarecer lo ocurrido y designó un equipo de 45 funcionarios.

Uno de los principales objetivos del ente investigador, después de esclarecer las muertes de los internos, será determinar el por qué en el interior de estos penales “se cuenta, por parte de los internos, con equipos de alta tecnología desde donde se envió información en tiempo real de lo que estaba ocurriendo”.

La Defensoría del Pueblo pidió que se declare la emergencia carcelaria ante lo sucedido. Para el Ministerio Público esa medida permitiría “tener instrumentos excepcionales que faciliten excarcelaciones y regímenes temporales para mayores de 60 años y penas hasta los 8 años”.

A esta iniciativa se unió al procurador Fernando Carrillo, quien afirmó que con una emergencia carcelaria se podrían “garantizar condiciones de salud, hacer efectivos derechos y preservar el orden público”.

Jorge Carmona, presidente de la Veeduría Penitenciaria Nacional y defensor de derechos humanos de los reclusos cree que, en gran parte, lo ocurrido en las cárceles tiene que ver con el miedo colectivo por el coronavirus entre la población carcelaria, sumado a las pobres condiciones que se tienen en salud, alimentación e infraestructura.

“Lo que ocurrió fue algo simultáneo, pero el detonante está relacionado con el covid-19. Donde ese virus llegue a una cárcel en Colombia, sería una catástrofe. Son miles de internos que no tienen buen acceso a salud y, ni siquiera, a agua potable. El Gobierno Nacional anunció medidas, pero creo que se olvida de quienes están privados de la libertad. Solo en Medellín hay unas 12 mil personas”, dijo Cardona.

Contexto de la Noticia

INFORME Medidas para evitar covid-19 en cÁrceles

· Suministrar a los establecimientos una dotación adecuada de insumos (tapabocas quirúrgicos, alcohol glicerinado, guantes), a fin de promover acciones de prevención.

· Realizar acciones de promoción y prevención, entre ellas la búsqueda activa de personal privado de la libertad que presenten síntomas respiratorios y/o que presenten signos como: fiebre cuantificable, estornudos, tos.

· Por bioseguridad, todo el personal de salud debe utilizar los elementos de protección necesarios para la atención de los privados de la libertad.