Ricardo Lozano
Columnista

Ricardo Lozano

Publicado el 25 de septiembre de 2016

El aliento de Ana

Qué inútil puede ser mi clase de prevención de riesgos cuando dentro de mis alumnos tengo a Daniel, el esposo de Ana Cecilia Niño, la mujer que como víctima, ha dado literalmente su vida para que en el país se prohiba el uso del asbesto, para evitar que más colombianos sigan exponiendo sus vidas y las de sus hijos a actividades peligrosas y que por falta de una simple regulación ella hoy se encuentre en los últimos días, precisamente por la falta de gestión ante eventos peligrosos que ponen en riesgo nuestras vidas.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud -OMS- en el mundo hay unos 125 millones de personas expuestas en el lugar de trabajo al asbesto, y cuya exposición causa la muerte de al menos 107.000 personas cada año en todo el planeta.

Según la misma OMS, el término asbesto designa “un grupo de minerales naturales fibrosos, que han tenido o siguen teniendo un uso comercial debido a su extraordinaria resistencia a la tensión, su escasa termoconductividad y su relativa resistencia al ataque químico. Por estos motivos, el asbesto se utiliza en el aislamiento de los edificios, como componente de diversos productos (tejas, tuberías de agua, mantas ignífugas y envases médicos), como aditivo de los plásticos y en la industria automovilística (revestimiento de embragues y frenos, juntas y amortiguadores). Las principales variedades de asbesto son el crisotilo (asbesto blanco) y la crocidolita (asbesto azul). Otras formas son la amosita, la antofilita, la tremolita y la actinolita”. Y además la OMS no duda en afirmar que “Todas las formas de asbesto, incluido el crisotilo, son cancerígenas para el ser humano”.

A pesar de los dolores, el pasado fin de semana en el programa Los Informantes, de Caracol Televisión, Ana dice “Me siento privilegiada al tener a Daniel y a mi hija a mi lado, son mi soporte” (véala en http://losinformantes.noticiascaracol.com/)

“Es increíble que en este país pase esto”, afirmó al referirse que en más de 50 países el uso del asbesto ha sido prohibido, mientras que en Colombia, por razones desconocidas, en el Congreso de la República la intención de su prohibición se ha caído más de 6 veces, inclusive el mismo Congreso está demandado por las mismas razones.

¿Cuántas muertes de colombianos deben esperar los ministros y legisladores para su prohibición? En vez de desgastarse en propuestas absurdas ¿por qué no legislar sobre esto?, si de acuerdo con la misma OMS, la exposición al asbesto, incluido el crisotilo, “causa cáncer de pulmón, laringe y ovario, mesotelioma (cáncer de pleura o peritoneo) y asbestosis (fibrosis pulmonar)” y según la OMS se calcula que la mitad de las muertes por cáncer de origen laboral son causadas por el asbesto.

¿Qué opinan o qué están proponiendo los ministros de Trabajo, Vivienda, Comercio, Salud y Ambiente para evitar que estas muertes se sigan repitiendo? ¿Quién responde por todos los afectados y las víctimas?

Mientras continúa la infatigable lucha de Daniel y Ana, el gobierno, si quiere ser civilizado, debe buscar urgentemente sustitutos para el asbesto por productos más seguros, desarrollar mecanismos económicos y tecnológicos para estimular esa sustitución, adoptar medidas para prevenir la exposición al asbesto tanto in situ como durante su eliminación, mejorar los servicios de diagnóstico precoz, tratamiento y rehabilitación de las enfermedades relacionadas con el asbesto, crear registros de las personas expuestas al asbesto en la actualidad o en el pasado, organizar la vigilancia médica de los trabajadores expuestos, informar sobre los peligros de los materiales y productos que contienen asbesto, concientizar sobre el hecho de que los desechos que contienen asbesto deben ser tratados como desechos peligrosos.

Para que el indicador de felicidad de las familias colombianas no sea solo el empleo, sino la vida justa y de altísima calidad para nuestros hijos, y para los hijos de nuestros hijos, en donde todos quepamos gracias a muchos, azules, cálidos, hermosos, fuertes e infinitos alientos como los de Ana.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    MARÍA LUISA BULA

    Tiene 21 años y es estudiante de publicidad en la Colegiatura. Es

    la Señorita Antioquia 2017-2018.

    $titulo

    MUERTE DE UN PUMA

    Pesar causó la muerte violenta de un puma en el parque nacional Paramillo, en una vereda de Ituango.