Enrique López Enciso
Columnista

Enrique López Enciso

Publicado el 09 de julio de 2018

Inteligencia Artificial y ética

La inteligencia artificial (IA) está muy presente en nuestras vidas, con la creciente tendencia a seguir consejos y tomar decisiones basadas en algún tipo de algoritmo. La IA puede definirse como la habilidad para hacer predicciones sobre el futuro y resolver tareas complejas. IA es lo que utilizan, para no ir muy lejos, los teléfonos inteligentes, las tabletas, los drones y los robots que pueden hacer todo tipo de tareas domésticas.

Todo se puede hacer con algoritmos si el problema puede codificarse y si a estos se les alimenta con los datos necesarios pueden cumplir la tarea requerida. Es por esa razón que la creciente disponibilidad de datos sobre la actividad humana en la era digital (Big Data), permitió el desarrollo de un tipo particular de IA que hace inferencias sobre el futuro de acuerdo con la detección de patrones de comportamiento.

La IA apenas empieza a salir del ámbito digital, pero se sabe que traerá muchos cambios positivos como las ayudas que brindará en los hogares de las personas y en sus tareas laborales. Los reclutadores de trabajadores, por ejemplo, podrán encontrar rápidamente a los mejores candidatos; aquellos que atienden a los consumidores los atenderán de forma muy eficiente. También surgirán nuevos empleos relacionados con el desarrollo de la IA. Con su utilización para hacer trabajos rutinarios la IA propiciará ocupaciones creativas y estimulantes.

Claro está, existen riesgos en la utilización de la IA. Hay debate acerca de su impacto en la humanidad, en la medida en que puede constituirse en una nueva revolución industrial. Es muy ilustrativa la conjetura que se hace acerca de la incidencia de la IA en el mundo laboral, con la posibilidad de un desplazamiento de trabajadores que lleve a acrecentar la inequidad en la distribución de la riqueza. También es posible que incremente el riesgo sobre la seguridad de las personas, el uso inadecuado de la tecnología, la desprotección de datos y la privacidad. Puede darse asimismo una tendencia al fortalecimiento del monopolio, como se está viendo en el comercio electrónico.

Hay que tener conciencia acerca del futuro de las nuevas generaciones, con la presencia cotidiana de la IA en las vidas de cada uno. Los robots y las máquinas inteligentes los acompañarán desde la infancia y tomarán decisiones de vida o muerte para ellos. Basta con recordar el caso reciente del automóvil sin piloto que arrolló a un peatón simplemente porque no valoró su presencia y lo que significaba no detenerse.

Existe un tema ético en la necesidad de crear una IA que no amenace a la humanidad, ni a su evolución; por esa razón se hace necesario un marco regulatorio para controlar a la tecnología y establecer un código ético de conducta como afirma Risse (2018, Human rights and AI), para encarar el desafío para los derechos humanos que trae la IA. Al fin y al cabo, la inviolabilidad de la vida humana es la idea central detrás de los derechos humanos.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    GRAL. ÓSCAR ATEHORTÚA

    Director de la Policía, por sus palabras y gestos de acompañamiento a las víctimas del ataque del Eln.

    $titulo

    WILLINTON NORVEY CANO

    Alias “el Boyaco”. Cabecilla de la banda Picacho. La Fiscalía le imputa concierto para delinquir y secuestro.