Rafael Nieto Loaiza
Columnista

Rafael Nieto Loaiza

Publicado el 05 de junio de 2017

LA MAGISTRADA DE LAS FARC

La democracia no consiste en realizar elecciones. Por supuesto, no hay democracia sin elecciones. Pero estas deben ser periódicas, con sufragio universal y voto secreto, competidas, limpias y transparentes, y con posibilidad real de alternancia en el poder. Las “elecciones” de Cuba, Nicaragua o Venezuela, por ejemplo, no son democráticas.

Sin embargo, no basta con hacer elecciones democráticas para que haya democracia. La democracia, la democracia de verdad, la democracia republicana, no las seudodemocracias populistas y socialistas, exige estado de derecho, que imperen la Constitución y la ley y no la voluntad del gobernante, que los funcionarios solo hagan aquello para lo que están previamente autorizados por la ley. El límite al poder del funcionario, la regulación de su conducta, es indispensable en un estado de derecho y cuida al individuo de los abusos de quienes ejercen la función pública.

En esa misma lógica de proteger a la sociedad del abuso del poder, de limitar la discrecionalidad del funcionario público, de defender la órbita de derechos y libertades de los individuos de interferencias indebidas del Estado, para una democracia republicana, la única democracia verdadera, es indispensable que el poder se especialice y se disperse en distintas ramas, de manera que no sea acaparado por quien gobierna. Esas ramas del poder público, a su vez, deben ejercer control las unas sobre las otras, en un sistema de frenos y contrapesos que es indispensable para la supervivencia del régimen democrático.

Por eso los ataques a la independencia y autonomía de los congresistas y de los jueces son tan peligrosos para la vida democrática. Por eso denunciamos con vehemencia que era inaceptable la castración del Congreso que hicieran las Farc y el Gobierno santista en el acuerdo. Por eso señalamos que el hecho de que los parlamentarios de la coalición santista y la izquierda aceptaran su emasculación era tan sorprendente como triste.

Pero en Colombia hay congresistas que no tienen vergüenza. En efecto, después de que la Corte Constitucional decidiera devolverle parte de sus competencias al Congreso, en un ejercicio de independencia que no tuvieron los penosos magistrados que por fortuna ya salieron, los santistas decidieron vulnerar la Constitución de nuevo. Por un lado, se vinieron lanza en ristre contra el magistrado Bernal por no haber votado como les hubiera gustado a Santos y a las Farc. Lo acusaron de traidor cuando en cambio debió ser ensalzado. Los jueces no se deben a quienes los postulan sino a la defensa de la democracia, la Constitución y la ley, y el hacer justicia con independencia y autonomía. No tienen deber alguno de lealtad con quienes los eligieron, sino con el estado de derecho y con la justicia. Eso, cumplir con honestidad su deber, fue lo que hizo Bernal. Y por eso, por hacer lo que otros no hacen, terminÓ acusado de lo divino y humano. Así entienden la democracia y la justicia Farc y Santos. Quisieran que estuviéramos en Venezuela, con un tribunal subordinado y político. Y a fe que lo estaban logrando, porque muchos de los magistrados recién retirados son el ejemplo vivo de lo que no debe ser un juez. Cambiaron su voto por canonjías y en apenas semanas dejaron de sostener que el plebiscito había que respetarlo para decir que el Congreso podía refrendar un acuerdo negado en las urnas.

Por otro lado, esos mismos congresistas decidieron que votarían, otra vez, sin discusión y en bloque, los proyectos que les presente el Gobierno previo visto bueno de las Farc. A este perro sí lo capan dos veces.

Para rematar, un congresista que pasará a los libros de la infamia amenazó a sus colegas con que las Farc se devolverían al monte si no se elegía como magistrada a Diana Fajardo. El Presidente llamó uno a uno a los parlamentarios para presionarlos. Y sí, ocurrió: ahora tenemos magistrada de las Farc.

No conozco a la magistrada Fajardo, pero los antecedentes y las sonrisas cruzadas tras su elección con el congresista infame no pueden sino despertar suspicacias y prevenciones. Tendrá que demostrarnos que es una juez proba y no un lacayo de las Farc y los santistas.

*Precandidato del
Centro Democrático para
elecciones de 2018.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    LEONEL ÁLVAREZ ZULETA

    Con seis meses de trabajo, el técnico antioqueño fue campeón en Paraguay con el Cerro Porteño.

    $titulo

    JOSÉ CIRILO HENAO J.

    Alcalde de El Peñol. Capturado. Lo investigan por presunta irregularidad en celebración de un contrato.