Ricardo Lozano
Columnista

Ricardo Lozano

Publicado el 17 de julio de 2017

Las montañas, naturalmente socioeconómicas

No deja de sorprendernos Carlos Mario Zuluaga Gómez, director general de la Corporación Autónoma Regional de las Cuencas de los ríos Negro y Nare –Cornare- cuando cuenta que gracias a BanCO2, programa insignia de la gestión ambiental en los territorios, ha contribuido a evitar la deforestación en estas cuencas del occidente colombiano, pasando de aproximadamente 2.300 ha año a 870 aproximadamente, reduciéndose casi el 60 % de esta tasa.

Es decir, mientras que en el país se incrementa esta tasa, especialmente en las regiones más boscosas, en Antioquia ya se empezaron a ver resultados para su control. Cosa que estábamos esperando hace mucho tiempo, entendiendo que esta región siempre ha ocupado un puesto entre los dos primeros departamentos donde más se deforesta en Colombia.

El programa BanCO2 compensa económicamente a familias guardianes de los ecosistemas por medio del pago por los servicios ambientales que provee la montaña, gracias a las facilidades de pago a los campesinos desde la plataforma de Bancolombia. La noticia fue dada el pasado miércoles en el Congreso Internacional de Páramos y Montañas, organizado por el Ministerio de Ambiente, en donde asistieron ministros, viceministros y directores de todos los países de Suramérica y Centroamérica para afianzar su alianza internacional.

Luchar contra la frase “entre mayor riqueza natural más pobres” será la meta. Costa Rica lo ha demostrado con una evolucionada política nacional de Turismo Sostenible, inclusive Guatemala y Nicaragua después de la guerra han encontrado en el oficio de guardianes de las áreas protegidas su mejor y sostenible opción de vida.

Argentina logró su propia definición de Montaña, inclusive Chile ya tiene en consulta pública su política para la protección de este ecosistema. Perú avanza en la concertación de acuerdos entre mineros, agricultores y conservadores de los ecosistemas. Venezuela tiene como eje articulador de la gestión ambiental al agua y redefine su política de participación para planes de ordenación y manejo de cuencas. Bolivia, a diferencia de los otros, construyó su política ambiental de abajo hacia arriba y no como el resto de países de la región que hacemos esfuerzos sin éxito por llevar las directrices desde las grandes capitales a los habitantes rurales de las montañas más altas del planeta.

Promover el respeto por los sistemas de saberes y conocimientos tradicionales que preserva, desarrolla y mantiene el uso sostenible de la diversidad biológica, la seguridad alimentaria y la agricultura sostenible, así como al avance de la ciencia y la tecnología, son algunas de las más importantes conclusiones de las comunidades presentes, fundamentales en los nuevos planes de desarrollo con visión territorial.

Una de las esperanzas de la gestión territorial colombiana es la implementación de instrumentos de participación incluyentes donde el pago por los servicios ambientales que proveen las montañas nos ayudarán a gestionar usos sostenibles de los nuevos territorios anteriormente en conflicto. La clave es la recuperación del control y vigilancia por parte de las autoridades encargadas de hacer cumplir los compromisos de reducción de impactos y efectos sobre el ecosistema.

El gran vacío es la falta de información de la estructura ecológica principal de estos frágiles ecosistemas, así como los escenarios climáticos locales a la escala requerida. Para ello la presencia del Estado con recursos nacionales justos y de cooperación internacional debe ser la prioridad. El intercambio de saberes y de conocimiento así como de lecciones aprendidas será fundamental, entendiendo que las montañas no tienen fronteras.

La gran noticia fue la aprobación por parte del Adaptation Fund para el Proyecto de Adaptación al cambio climático basado en los ecosistemas y comunidades asentadas en la frontera Colombia–Ecuador. Proyecto liderado por el Programa Mundial de Alimentos –PMA- y los ministerios de Ambiente de los dos países. En buena hora.

Hay suficientes razones para seguir viéndonos juntos en el territorio, a través de alianzas estratégicas público-privadas con el sector empresarial, haciendo uso eficiente de los recursos naturales, como ya lo está promoviendo Cornare. Ante tantos conflictos todos nos merecemos una nueva era de la gestión ambiental regional y territorial

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    JORGE RAMOS
    El periodista mexicano, radicado en EE. UU., recibirá el Premio a la Excelencia de los premios Gabo 2017.

    $titulo

    HUGO JIMÉNEZ Y JUAN C. ARANA
    Detenidos en Cali. Serán extraditados a EE. UU. donde deberán responder por falsificación de moneda extranjera.