<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Generación — Edición El Cambio
Cerrar
Generación

Revista Generación

Edición
Hegemonías difusas

En este número nos embarcamos a explorar la forma en que miramos la política, casi siempre como un duelo entre izquierda y derecha, y cómo está cambiando la geopolítica del poder global. Y nos preguntamos por nuestras relaciones con los animales, al tiempo que reflexionamos sobre las representaciones de series como Griselda, el cine hecho por mujeres y los nuevos espacios para el arte que se abren en Medellín.

  • El estallido musical de Colombia

El estallido musical de Colombia

Colombia es hoy una de las potencias musicales del mundo. Aquí una curada selección de la riqueza, diversidad y talento de sus artistas.

Por: José Fajardo | Publicado

Un relámpago agita Latinoamérica: es la música de una nueva generación que con sus canciones impulsa las revueltas populares en la región a través de una explosión global sin precedentes de la cultura en español. Desde el levantamiento en Puerto Rico al son del reguetón que provocó la caída del gobernador, pasando las caceroladas en Ecuador con ritmos indígenas o la chispa de las protestas en Chile agitada por las nuevas estrellas del trap, hasta el compromiso de los artistas afro del Pacífico colombiano en las protestas en Cali de 2021. Colombia juega un papel protagonista como la gran potencia mundial de la música por la riqueza, diversidad y talento de sus artistas.

Recorremos el país desde los ritmos del tambor con electrónica de la costa Caribe a la reinvención de la tradición ancestral africana en el litoral Pacífico, de la fusión tropical y la nueva ola indie en Bogotá a la escena subterránea del hip hop en Medellín, pasando por el Festival de La Tigra en Piedecuesta, parada obligatoria para comprender la nueva escena de la canción de autor, y por Cali, epicentro del neo R&B.

Pacífico: ritmos afro y urbano. Nidia Góngora, cantora y líder comunitaria, es el emblema de esta región marginada por las autoridades, azotada por la violencia y la desigualdad, pero poseedora de una tremenda riqueza cultural. Ella reivindica la belleza de sus ancestros y el poder del viche, una bebida artesanal afrodisiaca, mientras denuncia las injusticias sociales. El Festival Petronio Álvarez se celebra cada año en Cali como la gran fiesta de la música, la gastronomía y la identidad afro. En la colisión entre tradición y ritmos urbanos se mueven Semblanzas del Río Guapi y Verito Asprilla —ambos son parte de Discos Pacífico, impulsado por Diego Gómez de Llorona Records—, así como Cynthia Montaño y Alexis Play.

Caribe: champeta, bullerengue y cumbia digital. Con sangre afro y wayú, Lido Pimienta encarna toda la sabrosura, genialidad y caos del Caribe. Con su discurso feminista, por la paz, el medio ambiente y en favor de las minorías, Lido Pimienta es, sin pretenderlo, la voz de los nuevos tiempos que están por llegar. Su música mezcla el ritmo contagioso caribeño con electrónica experimental. El Caribe también es la champeta proscrita de Charles King, que las elitistas autoridades blancas de Cartagena quisieron prohibir; la música de baile y reivindicativa de Ghetto Kumbé y Kombilesa Mi, y la propuesta futurista de Mitú, que conjuga las percusiones afro desde San Basilio de Palenque con las últimas tendencias de baile.

Bogotá: fusión tropical y nueva ola indie. La Perla encabeza una nueva generación que desde la capital mira hacia la inabarcable diversidad de ritmos que resuenan por toda Colombia. En su caso reinterpreta la cumbia y el bullerengue al triturarlo sin prejuicios con hip hop y una actitud tan festiva como beligerante. En su órbita se mueve La BOA, una orquesta afrobeat bogotana e internacional, y ese circuito en torno a la fusión tropical tiene a Meridian Brothers como uno de sus referentes. En la nueva ola del indie colombiano despuntan nombres como Nicolás y Los Fumadores y Las Yumbeñas.

Medellín: hip hop. En 2022 murió, a los 27 años y tras una carrera de una década, Métricas Frías. Su recuerdo deja una de las historias más excitantes de la escena del rap en Medallo, uno de los puntos calientes del género en español, en donde estuvo varios años viviendo la leyenda Kase.O, ex Violadores del Verso. Sus rimas frías, cortantes y duras, fiel reflejo de la realidad de las comunas, se despidieron con una canción bautizada, con cierto humor negro, Funeral. Entre el éxito masivo y el reconocimiento subterráneo, otros artistas como Zof Ziro, Crudo Means Raw, Alcolirykoz y Granuja siguen manteniendo viva la llama del rap en Medellín.

Piedecuesta, Santander: nueva canción de autor. Para conocer a la nueva generación de cantautores alternativos en Colombia hay que ir al Festival de La Tigra, que se celebra cada año en Piedecuesta, una fiesta de la contracultura instigada por Édson Velandia y Adriana Lizcano. Desde el compromiso social, con una fuerte carga poética, ambos son referentes de un circuito que ha explotado en los últimos años en todos los rincones del país gracias al trabajo desde la independencia de sellos como In-Correcto, la casa en Bogotá de La Muchacha y Briela Ojeda -ambas comparten un prometedor proyecto conjunto que han bautizado como Las Mijas-, y de formaciones tan fascinantes como Las Áñez.

Cali: neo R&b. Cali ha sido, es y seguirá siendo epicentro de las protestas sociales, de la explosión cultural desde los márgenes y una de las capitales mundiales de la música. Más allá de la salsa y de la herencia afro, en la ciudad germina desde hace un tiempo una escena novedosa en Colombia, la del neo R&B cantado en español, en la que Junior Zamora es uno de los mayores talentos. Desde Cali y hasta otras ciudades colombianas, con ecos en la diáspora, este circuito futurista que se apropia de los códigos del género para hacerlos suyos cuenta con otras figuras como Mabiland, Dawer X Damper, Kali Uchis y Loyal Lobos.

Si quiere más información:

x

Revista Generación

© 2022. Revista Generación. Todos los Derechos Reservados.
Diseñado por EL COLOMBIANO