<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Generación — Edición El Cambio
Cerrar
Generación

Revista Generación

Edición
Hegemonías difusas

En este número nos embarcamos a explorar la forma en que miramos la política, casi siempre como un duelo entre izquierda y derecha, y cómo está cambiando la geopolítica del poder global. Y nos preguntamos por nuestras relaciones con los animales, al tiempo que reflexionamos sobre las representaciones de series como Griselda, el cine hecho por mujeres y los nuevos espacios para el arte que se abren en Medellín.

  • En las paredes de la exposición Mutis, la Expedición continúa hay ilustraciones de Elizabeth Builes. Foto: Julio César Herrera.
    En las paredes de la exposición Mutis, la Expedición continúa hay ilustraciones de Elizabeth Builes. Foto: Julio César Herrera.

Cuando las plantas eran oro

Más de 20.000 plantas clasificadas en 130 familias, 6.000 láminas botánicas, la primera escuela de pintura en estas tierras y decenas de jóvenes formados como ilustradores, herbolarios y botánicos. La expedición botánica de José Celestino Mutis fundó universos más ricos, en ideas y en poder. ¿Qué universos es preciso fundar hoy, dos siglos y medio después?

Sietecueros, contracapitanas de Mompox, zarzaparrillas, puntas de flecha guyanesas, o las codiciadas quinas que, con sus propiedades febrífugas y antimaláricas, exportadas por Mutis a Europa, financiaron la construcción del Observatorio de Santafé... Muchas de ellas son los primeros retratos científicos de la diversidad botánica del país y algunas, como la de la lobelia —Centropogon ignoti-pictoris—, son los únicos registros que quedan de especies hoy extintas.La expedición de Mutis abarcó unos 8.000 kilómetros cuadrados del centro del país, en zonas aledañas al río Magdalena, mucho menos de lo que habría querido el botánico, que soñaba con inventariar la flora de todas altitudes desde el istmo de Darién, en Panamá, hasta la selva amazónica. Aun así, como decía el botánico e historiador Santiago Díaz-Piedrahíta, “fue la máxima empresa científica del periodo colonial, marcó una época y se convirtió en referente obligado de la ciencia colombiana”.Han pasado más de doscientos años desde las expediciones botánicas españolas, pero todavía persiste el pensamiento colonialista que trata la naturaleza como una despensa, esa que tenemos al borde del colapso. Necesitamos nuevas expediciones, mover el pie afuera de la nociva ficción de que el mundo nos pertenece y es una mina de beneficios que en nada nos compromete. Y es preciso que hoy los museos y los jardines botánicos sean espacios para cultivar una sensibilidad colectiva que nos acerque a eso que no conocemos, no con la ilusoria pretensión de dominar, sino de entender y cuidar las complejas dependencias mutuas que sostienen la vida en la Tierra. * Biólogo magíster en Estudios de Ciencia, Tecnología y Sociedad | Publicado

Si quiere más información:

Revista Generación

Revista cultural con 82 años de historia. Léala el primer domingo de cada mes. Vísitela en www.elcolombiano.com.co/generacion y en el Instagram revista_generacion

x

Revista Generación

© 2022. Revista Generación. Todos los Derechos Reservados.
Diseñado por EL COLOMBIANO