<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Generación — Edición El Cambio
Cerrar
Generación

Revista Generación

Edición
Conversar

Generación es la revista cultural de EL COLOMBIANO. Conversar, redescubrir ese placer tan humano es la edición para leer en enero.

  • Fabio Rubiano en la obra Labio de Liebre. Foto Colprensa
    Fabio Rubiano en la obra Labio de Liebre. Foto Colprensa
  • El Café Generación fue en la Plazuela San Ignacio.
    El Café Generación fue en la Plazuela San Ignacio.
  • La nueva obra del Teatro Petra se llama 25 Cosas. Foto Cortesía
    La nueva obra del Teatro Petra se llama 25 Cosas. Foto Cortesía

¡Ay!, pero por qué es tan dramático: Fabio Rubiano

El dramaturgo Fabio Rubiano estuvo invitado al Café Generación. Conversamos de teatro, de la creación de los personajes, del público.

Mónica Quintero Restrepo | Publicado el 02 de octubre de 2022

El lunes faltaban cuatro días para estrenar 25 cosas, la nueva obra del Teatro Petra, y Fabio Rubiano les envió una nueva escena a los actores. Me odian, dice, pero no puedo hacer nada. Eso también es culpa de ellos. Ustedes propusieron esto en escena, les dice, entonces necesito cambiar esto y esto. Siempre ha sido así. Lo vuelven a querer si la obra sale buena. Se ríe. Lo que más le gusta es la dramaturgia, pero sin grupo la dramaturgia no es válida. Cuando las obras están las empieza a probar en colectivo y se transforman muchísimo, todo el tiempo.

─Labio de Liebre ─explica sobre una de las piezas más conocidas e importantes del Teatro Petra─ lleva 300 funciones y se siguen haciendo cambios. Nosotros somos hijos e hijas de dos vertientes, Santiago García y la creación colectiva, y el Festival de Manizales. En la manera de construir las obras considero que el trabajo colectivo es lo más importante. La figura del gran director o la gran directora que se las sabe todas y ya llega con el montaje clarísimo y lo hace poner en escena y grita a los actores o a las actrices, o se pone bravo o dice groserías o hace llorar a los creadores, me parece que está mandado a recoger. Es un trabajo colectivo en el que un director, en mi caso, tiene que escuchar. Los grandes temas no son tan interesantes como los detalles mínimos.

─La relación con el público es muy importante

─Uno tiene que crear lenguajes, que por más experimentales o por más vanguardistas, sean decodificables para establecer un diálogo con la audiencia, con el espectador, con la comunidad, para que hablemos el mismo idioma. Si hago una pieza donde el público no logra entrar, no sabe qué está sucediendo o no hay pistas o no hay caminos o no hay líneas para que él se comunique, no estamos haciendo un trabajo de pareja. Hay una cosa que creo deberían insistir en todas las academias de teatro y es que lo único que el teatro no puede ser es aburrido. Es muy difícil atraer al público, porque el público hace un esfuerzo, viaja desde lejos, paga una boleta y se sienta, y para ese esfuerzo no podemos traicionarlo dándole una obra aburrida. Más allá de si es comercial o no, lo que creo es que tiene que ser con unas calidades técnicas ya sea dentro de la narración o dentro del espectáculo que el público sienta que está en un momento estableciendo un diálogo con una pieza artística para la cual se ha esforzado un grupo para que viva un placer estético.

***

El Teatro Petra lo creó Rubiano con Marcela Valencia y otros amigos, pero ellos son los que se han mantenido desde 1985. Es director, dramaturgo, actor porque, como responde cuando afuera, especialmente cuando en Europa lo miran extrañados por tantos roles, toca. No es un caso especial.

─Todos hacemos lo mismo porque nos tocó y de pronto nos toca montar luces y coser vestuario y pelar cables y conectar cosas e ir hablar con un patrocinador. No estoy hablando de ahora porque ya hay un equipo mucho más grande que se ocupa de esas cosas, pero sí, el servicio militar es completo.

─La realidad está en los temas que trabaja el Teatro Petra

─Siempre tratamos de hacer una pieza muy fuerte dentro de los temas que tienen que ver con violencia, y luego hacemos una comedia, que no se aparta mucho de los temas, pero que cambia de tono. Esta historia, la que vamos a traer a Medellín, 25 cosas, es de una mujer que se levanta y pierde la memoria, pero más allá de eso, se levanta pensando al contrario de lo que pensaba antes de que perdiera la memoria. Es como si fueran dos personajes en uno. Es como si uno se acostara fascista y se despertara progresista. La familia trata de convencerla de quién era y ella dice que es una nueva persona, y ahí se empiezan a mover todas las cosas, qué significa ser progresista, y qué significa, como ella misma lo dice, ser una reaccionaria auténtica, que esa es una frase de Nicolás Gómez Dávila.

El Café Generación fue en la Plazuela San Ignacio.
El Café Generación fue en la Plazuela San Ignacio.

***

Para Rubiano son épocas en las que la gente está siendo bastante correcta, se lo está tomando bastante en serio, por lo que cabe la posibilidad de mirar más al interior y preguntarse si se está de acuerdo porque se entra en la moda incluyente o de verdad se siente, si es una lucha entre el yo que era y el yo soy. Y ahí, dice, lo teatral le parece muy interesante.

─¿Esas obras de hace 10 o 15 años se deben actualizar o dejar así para la reflexión?

─Esos son materiales históricos que uno debería decir así pensábamos. Si uno dice La fierecilla domada que es una pieza de Shakespeare, no estoy hablando de hace 15 años sino de hace 400, casi 500, uno dice qué hacemos, la reformamos, la prohibimos, la negamos o es que ese es un documento histórico para pensar cómo se pensaba en ese momento y qué era lo que pasaba dentro de la sociedad. Hay movimientos que quieren que ciertas piezas donde evidentemente está naturalizado el abuso, el machismo, la xenofobia, el odio a los judíos, que esas piezas sean anuladas. Desde mi punto de vista no deben ser. No. Deben ser un elemento de estudio y eso pasa con todas las piezas, miremos a ver por qué pensábamos así.

─Solo que, aunque el tiempo pase hay obras muy actuales, como Labio de Liebre

─El sábado que estábamos haciendo la penúltima función tuvimos una visita que todavía nos conmueve y es que después de la función de las 6:00 dijeron que había una gente que nos quería saludar, y entraron como siete jóvenes de esos que pasan a señores, y nos dijeron mucho gusto, nosotros somos comparecientes ante la JEP, cometimos crímenes de lesa humanidad, estamos contando todo y evidentemente nos identificamos con su personaje, que es el que yo hacía que es el victimario, y nosotros quedamos muy sorprendidos por la capacidad que tenían de hablar tan de frente, y ahí es cuando uno dice vale la pena. Y hubo un gesto, hay un personaje que es un chico al que le cortan la cabeza, y uno se acercó y le dijo déjeme abrazarlo, y lo abrazó y les dijo a sus compañeros, ustedes saben por qué lo abrazo a él... uy fuepucha, esto es mucho más teatral que cualquier obra que uno haga.

La nueva obra del Teatro Petra se llama 25 Cosas. Foto Cortesía
La nueva obra del Teatro Petra se llama 25 Cosas. Foto Cortesía

***

Hay un momento en el que a Salvo, el personaje de Fabio en Labio de Liebre, le dan ganas de llorar, pero él no lloraría, no en esa escena. Marcela Valencia lo mira como ella, no actuando, y le dice en ese silencio que se abstenga, que ahí no se llora, porque al final el que quiere llorar es Rubiano, no Salvo.

─Entonces hay que controlar eso. Uno a veces no está de acuerdo con ciertas cosas que hace el personaje, bueno, con el que yo hago en Labio de Liebre no estoy de acuerdo en nada, pero por ejemplo la frase final yo no estoy de acuerdo con que él la diga, y dramatúrgicamente tampoco estoy de acuerdo, pero tengo que decirla, ir en contra de mi pensamiento porque a eso me lleva la obra. Ese personaje tiene que decirlo, así a mí me moleste, debo ser honesto con eso que se ha construido.

─Muy difícil, usted la escribió, usted la actúa...

─Es nuestro trabajo. Es como cuando a uno le dicen, ¡ay! pero por qué es tan dramático, y uno responde, es mi trabajo

Puede ver la conversación completa en video:

https://fb.me/e/26p7OS1iX

Si quiere más información:

Mónica Quintero Restrepo

Es periodista porque le gusta la cultura y escribir. A veces intenta con la ficción, y con los poemas, y es Camila Avril. Editora de la revista Generación. Estudió Hermenéutica Literaria.

Revista Generación

© 2022. Revista Generación. Todos los Derechos Reservados.
Diseñado por EL COLOMBIANO