<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Taller de Opinión
Columnista

Taller de Opinión

Publicado el 20 de junio de 2020

A Daniela la asesinaron

Por David González Escobar

Universidad Eafit
Ing. Matemática-Economía, semestre 7
davidgonzalezescobar@gmail.com

A Daniela Quiñones la asesinaron. Tenía 23 años. Encontraron su cuerpo en el río Cauca. Todo lo que rodea el suceso sugiere que fue un feminicidio.

Es algo negativo, pero tristemente nos cuesta sensibilizarnos con muchos temas que merecen atención hasta que los percibimos como cercanos. No conocí a Daniela. Pero tengo casi la misma edad, estudiábamos en el mismo lugar. Me descompuso de verdad leer su noticia.

No solo por lo desconsolador de los hechos, sino por las situaciones tan distintas a las que estábamos expuestos. Es algo a lo que no debería ser posible quedarse indiferente, porque el hecho de estar en una posición privilegiada en la que no se perciben los riesgos que Daniela y muchas otras enfrentan día a día es parte de un problema estructural más grande que se debe luchar por cambiar, no minimizar.

Porque yo no sé qué se siente sentir nervios por caminar solo en la calle, porque nunca se me ha cruzado por mi mente que mi elección de vestimenta podría representar un riesgo, porque jamás me toca pensar en quién me va a acompañar a mi casa tarde por la noche. Estudiantes de la misma edad y universidad no deberían estar expuestos a riesgos tan distintos, menos cuando pueden conllevar a este tipo de tragedias. El caso de Daniela fue visible, pero tristemente es la excepción: son muchos más los casos que quedan invisibles, sin resolverse, apilándose como estadísticas.

Muchos como yo tienen el privilegio de no percibir la verdadera dimensión del problema en su día a día, de no incurrir (o no darse cuenta que incurren) en acciones que lo agravan. Sin embargo, seguir indiferente ante algo que no nos afecta es ser parte del problema. Porque no son todos los hombres, pero sí los hombres suficientes como para que la violencia y abuso contra las mujeres sea un problema sistémico.

Hay que escuchar más, reevaluarse, ponerse en los zapatos de quienes reclaman cambios en vez de estar a la defensiva o sentirse atacados. Convencerse de que todo está bien, de que no hay nada por cambiar, es defender las mismas estructuras que hacen parte del problema. Dejemos la indiferencia, aunque sea con pequeñas acciones como reconocer nuestros posibles errores en una columna.

*Taller de Opinión es un proyecto de
El Colombiano, EAFIT, U. de A. y UPB que busca abrir un espacio para la opinión
joven. Las ideas expresadas por los columnistas del Taller de Opinión son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de El Colombiano, ni las universidades
e instituciones vinculadas con el proyecto.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas