<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
The New York Times
Columnista

The New York Times

Publicado el 18 de octubre de 2021

Afganistán está al borde de un colapso económico total

Por Jan Egeland

Viajando por Kabul hace unas semanas, la ciudad parece un mundo distinto en comparación con mi última visita en 2019, y no solo porque una guerra de veinte años finalmente había terminado. La economía está fuera de control. Y a menos que el dinero comience a fluir pronto, un colapso económico total hundirá a los afganos en una catástrofe humanitaria.

La desesperación está en todas partes. Las madres con las que me senté en tiendas de campaña improvisadas me dijeron que sus familias no tienen ingresos ni reservas, y les preocupa que sus hijos se mueran de hambre y se congelen durante este invierno.

Conocí a maestros, trabajadores de la salud e ingenieros hidráulicos a quienes no se les paga desde mayo. Ya no pueden mantener a sus familias ni mantener a flote los servicios públicos vitales. Sin bancos que funcionen y sin liquidez, los afganos comunes se ven privados de sus ahorros de toda la vida y no tienen forma de sobrevivir.

Cuando los talibán derrocaron al gobierno de Afganistán en agosto, el país de repente perdió el acceso a más de nueve mil millones de dólares en reservas del banco central, congeladas por la administración Biden. Esto envió ondas de choque a través del sistema bancario y provocó medidas de control de capital por parte de los nuevos líderes talibanes, lo que provocó un efecto dominó letal que cerró los bancos y paralizó la vida económica.

El conflicto político con los talibán no debe castigar a la población civil. La comunidad internacional debe negociar urgentemente acuerdos multilaterales para estabilizar la economía y financiar los servicios públicos. Esto significa encontrar canales de pago seguros para que la ayuda fluya y salvaguardar la acción humanitaria de las sanciones internacionales y otras medidas de financiamiento contra el terrorismo.

Además de la emergencia de liquidez, la congelación de la financiación de los donantes ha contribuido a paralizar los servicios públicos. Aproximadamente el setenta y cinco por ciento del gasto público de Afganistán se había financiado en los últimos años con ayuda exterior. Esta se ha cortado en gran medida porque la comunidad internacional está lidiando con cómo trabajar con un gobierno dirigido por los talibán, incluidos los ministros en las listas de sanciones internacionales.

Es necesario poner en marcha urgentemente nuevos mecanismos para pagar directamente a cientos de miles de servidores públicos municipales y estatales canalizando el dinero congelado del Banco Mundial a través de agencias de Naciones Unidas.

Necesitamos un pensamiento más innovador, para que los bancos puedan reabrir y los servicios sociales puedan reiniciarse.

El Banco Mundial suspendió seiscientos millones en fondos que forman la columna vertebral del sistema de salud del país. Si no se paga a los médicos y enfermeras, los hospitales se verán obligados a cerrar sus puertas.

También necesitamos instrumentos financieros que permitan a los donantes juntar grandes sumas de dinero y que nos ayuden a navegar por la complejidad de las sanciones y restricciones internacionales que dificultan que nuestra ayuda llegue a quienes más la necesitan.

Incluso antes del último cambio político en Afganistán, el país enfrentó una grave crisis humanitaria. Más de dieciocho millones de personas necesitaban ayuda con urgencia. Unos 3,5 millones de afganos fueron desplazados internos. Las lluvias fallidas elevaron los niveles de hambre: una de cada tres personas no sabía de dónde vendría su próxima comida.

Les dije a los líderes talibanes con los que me reuní en Kabul que para que la acción humanitaria sea más efectiva, necesitamos que tanto nuestros colegas femeninos como masculinos tengan los mismos derechos, así como es importante que tanto las niñas como los niños puedan ir a la escuela. Se nos han dado garantías verbales sobre estos temas en la mayor parte del país, y seguiremos presionando a los talibán para que se adhieran a los principios humanitarios y garanticen que podemos llegar a los más necesitados.

Debemos evitar el colapso económico total de Afganistán, independientemente de quién controle su territorio. De lo contrario, millones de niños, mujeres y hombres afganos pagarán el precio más alto.

El éxito de nuestra carrera contrarreloj antes del invierno dependerá no solo de la voluntad de los talibán de convertir sus palabras en hechos, sino también de la comunidad internacional 

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas