<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Anacristina Aristizábal Uribe
Columnista

Anacristina Aristizábal Uribe

Publicado el 18 de junio de 2019

Agroforestería para Medellín

Una de las amenazas que se ciernen sobre el futuro, es la posible falta de alimentos. Desde hace mucho rato somos muchos y producir alimentos para tantos no ha sido fácil. La actividad del campesino es subvalorada y cada vez hay menos quién trabaje la tierra. Hacia los años 60 se logró el desarrollo de semillas modificadas, de alto rendimiento, de arroz, maíz y trigo, básicos para la alimentación de los países más pobres de Asia, África, América. Para ello se hicieron cultivos de manera industrial y mecanizada, usando inmensas cantidades de: tierra para monocultivos, agroquímicos (fertilizantes, plaguicidas), sistemas de riego y costosa tecnología para plantar inmensas extensiones. Lo que antes hacían cien campesinos, ahora lo hacía una máquina. En su momento fue la salvación para la crisis alimentaria que se evidenciaba en los países considerados “en vía de desarrollo”, casi sobrepoblados y hubo alimento en grandes cantidades. Se llamó la “Revolución verde”.

Fue cuando aparecieron las gigantescas multinacionales, dizque dueñas de las semillas (alguna institución de badulaques aceptó que las patentaran), que venden a campesinos y agricultores; son las mismas empresas que producen los agroquímicos que solo sirven a las propias semillas que ellos mismos venden, pero dañan todo a su alrededor.

Con el tiempo, se evidenciaron los efectos negativos: dependencia tecnológica a muy alto costo, efectos de los agroquímicos en el medio ambiente y la salud humana, agotamiento de la tierra por el monocultivo, escasez del agua, maquinaria movida por combustibles fósiles, costo de las semillas, mala calidad nutricional y abandono del campo.

Pero hace rato camina la resistencia. Se llama agroforestería o agricultura orgánica, cuya idea es tener árboles (los monocultivos arrasan con ellos) y animales en el mismo pedazo de tierra donde se tiene un cultivo. Esto regula el ciclo natural del agua, estabiliza y enriquece el suelo (no usa agroquímicos), genera un microclima que combate el cambio climático, captura el CO2 y la trabajan los campesinos. En una palabra: regenera el sistema.

Necesitamos recuperar la autosuficiencia alimentaria: que nuestros campesinos sean los dueños de sus semillas, siembren su propia tierra, nos provean comida sana y nosotros les compremos sus productos orgánicos. Necesitamos mejores y justos canales de distribución. ¿El próximo alcalde de Medellín será capaz de poner a producir el 70 por ciento de nuestro suelo, que es territorio rural?.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

ÓSCAR MURILLO
El reconocido artista colombiano ganó el Premio Turner, uno de los más importantes del mundo del arte.

$titulo

CÉSAR EMILIO PERALTA
Considerado el mayor capo del narcotráfico de República Dominicana, fue capturado en Cartagena.