<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Aldo Civico
Columnista

Aldo Civico

Publicado el 27 de febrero de 2021

Ambición y Propósito

¿Ser ambiciosos es malo?, me preguntó un amigo por estos días. Dándome ejemplos de personajes de la vida pública y empresarial, resaltó cómo una carrera alimentada por un ego desbordante termina haciéndole daño profundo a la colectividad. “La ambición es ciega”, le contesté a mi amigo, “a no ser que esté vinculada a un propósito superior”. Cuando la ambición está alineada con una visión inspiradora y positiva se convierte en un motor esencial. Como ejemplo le conté a mi amigo la historia de Brett Hagler, un joven emprendedor social dedicado a la innovación.

Brett creció en Florida, en una familia acomodada y con bastantes privilegios. Al terminar la universidad, con un grupo de amigos, fue a visitar varias comunidades de Haití, la isla que unos años antes había sido duramente golpeada por un terremoto. Brett y sus amigos quedaron impresionados al ver que después de una década muchas familias, con niños pequeños, todavía vivían de manera precaria, en ranchos de madera y techos de hojalata. Las miradas y las sonrisas de los niños les robaron el corazón. Fundaron una organización sin ánimo de lucro, recogieron fondos, y luego de unos meses lograron dar una casa de cemento a cinco familias. Brett y sus amigos por un lado estaban satisfechos, pero por otro lado se dieron cuenta de que al ritmo al cual marchaba la construcción de las casas no iba a resolver el problema de la vivienda digna, no solo en Haití sino en el mundo. De hecho, Brett y sus amigos, al descubrir que en el mundo alrededor de 1600 millones de personas habitan en casas inadecuadas y 900 millones en asentamientos informales o campamentos, tanto en países pobres como ricos, decidieron resolver el problema mundial de la vivienda digna. Esto se convirtió, así, en el propósito superior de Brett y de sus amigos. La ambición de convertirse en líderes empresariales capaces de ser disruptores en el sector de la construcción.

La alineación consciente entre ambición y propósito es una mezcla poderosa que puede dar vida a soluciones innovadoras, que contribuyen a la resolución de problemas complejos y globales. Es así que, buscando una respuesta sostenible y factible al problema de la vivienda digna en el mundo, Brett y sus amigos encontraron la posibilidad de construir en solo veinticuatro horas casas de cemento utilizando una innovadora impresora en 3D. De esta manera, pudieron empezar a construir nuevos barrios para la población de estrato bajo en una zona de México, logrando entregar en un mes casas de cemento a cincuenta familias; para Brett y sus amigos esto es solo el comienzo de una revolución que quieren sea mundial, creando soluciones necesarias a problemas complejos, haciendo empresa. Esto es lo que puede pasar cuando la ambición se conjuga con un propósito superior, porque la ambición está radicada en el impulso innato de crecimiento y dominio. Se trata en este caso de una ambición lúcida. Por el contrario, la ambición ciega, desligada de un propósito superior, solo alimenta la codicia, la corrupción, el fraude

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas