<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
The New York Times
Columnista

The New York Times

Publicado el 11 de enero de 2020

Asesinar a Qassim Suleimani fue ilegal. Y predecible

Por Karen J. Greenberg

redaccion@elcolombiano.com.co

Gran parte de la discusión tras el asesinato del mayor general Qassim Suleimani la semana pasada se ha centrado en la legalidad del ataque: si su muerte se llevó a cabo o no mediante “asesinato” o “asesinato selectivo”.

Los funcionarios de la administración han elegido este último, siguiendo el libro de jugadas de guerra contra el terror. Consideran el ataque como un asesinato selectivo, y explican que era justificable como un acto de autodefensa. El general Suleimani, dicen las autoridades, estaba “tramando activamente” una “gran acción” que habría costado “cientos de vidas”, lo que representa una amenaza inminente. Otros, como los senadores demócratas Bernie Sanders y Elizabeth Warren, rechazaron correctamente el término “asesinato selectivo” y lo calificaron de asesinato, lo que implícitamente planteó una pregunta sobre la legalidad y la sabiduría del ataque.

La distinción es importante como asunto de política y estrategia, así como uno de leyes. En 1975, el Comité Church, del Senado, inició una investigación sobre las actividades de las agencias de inteligencia de los Estados Unidos, impulsada por informes de intentos encubiertos de asesinato de líderes extranjeros, entre ellos intentos fallidos contra Patrice Lumumba, de Zaire, y Fidel Castro, de Cuba. El comité encontró que el asesinato era “incompatible con el principio estadounidense, el orden internacional y la moral”. Su informe final recomendaba la prohibición del asesinato en ausencia de guerra y excepto en casos de peligro inminente. Aunque el Congreso no aprobó dicha ley, el presidente Gerald Ford emitió una orden ejecutiva en 1976 que prohibía el asesinato político.

Desde esa orden ejecutiva, algunos presidentes han reclamado la autoridad para eludir la prohibición cuando lo consideren necesario. Ronald Reagan, según los informes, diciendo que estaba actuando “de buena fe” y en el contexto de una “operación aprobada”, lanzó un ataque fallido contra el clérigo libanés Mohammed Hussein Fadlallah. La administración Clinton, al considerar los planes para atacar a Osama bin Laden, determinó que sería un acto de autodefensa y, por lo tanto, no un asesinato.

Después de los ataques del 11 de septiembre, los “asesinatos selectivos” se convirtieron en la nueva rúbrica empleada para eludir la prohibición de asesinatos, un término que escapó de la definición del Comité Church o las posteriores autorizaciones presidenciales. Bajo los presidentes George W. Bush y Barack Obama, se amplió la autoridad ejecutiva para llevar a cabo estos asesinatos selectivos.

Bush autorizó unos 50 ataques, pero la política se hizo propia bajo Obama. Los abogados de su administración razonaron que a pesar de la prohibición de asesinatos, los “asesinatos selectivos” contra actores no estatales fuera de la zona de hostilidades activas y en casos de amenaza inminente eran legales como actos de defensa propia en el contexto de la guerra contra el terrorismo, autorizando así un programa que resultó en cientos de ataques, causando la muerte de miles de presuntos terroristas y un número indeterminado de civiles. El programa ha adquirido una energía renovada bajo el presidente Trump.

Defendiendo la política, el Sr. Obama le aseguró al público americano que personas que toman decisiones con sensatez estarían detrás de las decisiones que conducen a ataques dirigidos. Además, Obama afirmó que el uso de ataques dirigidos reduciría el riesgo de “crear más enemigos”. Pero, según todos los informes, el asesinato del general Suleimani ha provocado lo contrario: fue un ataque lanzado por una falta de respeto a la ley y las costumbres y ha dado lugar a amenazas de represalias violentas.

El asesinato del general Suleimani ha llevado a Estados Unidos a un nuevo territorio. Para empezar, el general Suleimani, que dirigió la Fuerza Quds del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, no era un actor no estatal, una premisa básica de la política de asesinatos selectivos diseñada para miembros de organizaciones terroristas. Era una figura importante en el ejército de un gobierno soberano. La distinción es importante. La política de una guerra diseñada para actores no estatales ahora ha entrado en un conflicto entre estados-nación. En este sentido, se asemeja a los asesinatos que las prohibiciones presidenciales han tratado de evitar.

Estados Unidos e Irán están ahora en estado de guerra con cualquier otro nombre. La creencia de que las acciones dirigidas a los actores no estatales eventualmente no se ejecutarían contra los actores estatales ha resultado ser falsa. La expectativa de que la reacción podría estar limitada por decreto ha demostrado ser una ilusión. Parece que hemos llegado peligrosamente lejos del llamado de John Adams para “un gobierno de leyes, no hombres”.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

EFRAÍN “EL CAIMÁN” SÁNCHEZ

Lección de vida ejemplar deja este legendario deportista, primer arquero mundialista de Colombia

$titulo

DESPOJO DE VIVIENDAS

Bandas criminales expulsan y se apropian de las viviendas de sus víctimas en zonas de Belén.