<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Invitado
Columnista

Invitado

Publicado el 06 de abril de 2022

Aumento de la violencia

Por Luis Carlos Villegas - redaccion@elcolombiano.com.co

La política hace parte de la naturaleza humana. Pareciera que la violencia también. La mezcla de política y violencia ha llevado a la especie a atrocidades que, a pesar de arrepentimientos y perdones, tienden a repetirse sin fin. Pasa igual cuando se mezclan política y religión: la violencia se torna inminente. Colombia tiende a tensionarse en época electoral. Se siente un ambiente pesado, con sensibilidad extrema. Se aprovecha para sacar al sol lo que estaba enterrado o el odio represado. Somos una sociedad apasionada en política, hasta el extremo de que algunos se arman de tiempo en tiempo para intentar que sus ideas sean aceptadas a la fuerza por las mayorías apasionadas, pero desarmadas. La novedad es que empiecen a aparecer expresiones violentas, o por lo menos atropelladoras de los demás, en lo religioso, como sucedió en estos días de campaña en la Catedral de Bogotá. No se puede dejar crecer esa amenaza. Es la más peligrosa. Nos ufanábamos de no tener esa fuente de violencia en el país. Pararla de inmediato es deber de curas, obispos, cardenales, pastores, rabinos, chamanes y líderes políticos.

En este contexto, el nivel de seguridad que muestran las cifras no es bueno. Repuntan homicidio, secuestro, extorsión y asesinatos de miembros de la fuerza pública, al igual que los heridos de esta y los hurtos a personas.

Los homicidios en 2021 sumaron casi catorce mil, un promedio de 1.166 mensuales; crecieron 13 % con respecto a 2020, cuando cada día asesinaban a 34 personas; en 2021 pasamos a 39 muertos por día volviendo a los niveles de 2015, un retroceso de siete años (Fuente: MDN). La tasa de muertes violentas por cada 100.000 habitantes también ha aumentado de manera preocupante. En enero y febrero de este año, el homicidio ha aumentado otro 3 %, concentrado en 25 capitales y en zonas rurales que ha destacado la Onu. The Economist publicó un cuadro que debería ser brújula de los gobiernos futuros: lo denominó “Premios de Paz” y muestra cómo los homicidios habían venido bajando entre 2000 y 2018, por la acción reforzada de las fuerzas armadas al final de Pastrana y durante Uribe y Santos y, luego, a consecuencia de la Paz desde 2016; sin la seguridad democrática y sin implementar la Paz, pasamos a un aumento de la violencia en 2019, 2020 y 2021. Ojalá no sea tarde para que el 7 de agosto el nuevo gobierno retome la puesta en marcha de los Acuerdos de Paz y dé nuevas guías a las fuerzas armadas para poder ver otra vez descensos en la violencia sostenidos y rápidos.

El secuestro también creció. Es síntoma de desgreño regional de la seguridad. Pasamos de 80 secuestros en 2020 a casi 100 en 2021; en los dos primeros meses de 2022 llevamos 18, número muy alto y que desbarata la mejoría de este azote nacional en la última década, también como fruto de los Acuerdos de Paz y de una mejor acción de las fuerzas armadas

Están robando un 18 % más este año que en enero y febrero del año pasado, con 750 hurtos al día, una tercera parte de ellos con armas o violencia. Es síntoma de desgreño urbano de la seguridad. La extorsión aumentó 12 % en enero y febrero pasados, con 1.428 casos denunciados. La mayor extorsión es síntoma de desgreño urbano y rural de la seguridad y de fortalecimiento del crimen organizado. Los actos terroristas y los hostigamientos se duplicaron, asomo de desgreño en la guerra y en la paz. La erradicación manual de coca cayó 12 %, desgreño en los acuerdos con los Estados Unidos

De la fuerza pública, 148 miembros han sido asesinados y 1.102 heridos en servicio, el doble del año pasado. Casi se cumplió la profecía nostradámica del general (r) Barrero —hoy enredado—, en el empalme de 2018, sobre el uso masivo de los hospitales para los miembros de la fuerza pública que serían heridos en los siguientes cuatro años. Ese sacrificio adicional de policías y soldados no se ha traducido en seguridad para la gente, por ausencia de política de paz y falta de liderazgo e instrucciones a nuestra fuerza pública.

Colprensa.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas