<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Andrés Oppenheimer
Columnista

Andrés Oppenheimer

Publicado el 26 de enero de 2022

Becas chinas para latinoamericanos

Esto podría parecer un dato menor, pero no lo es: China prometió dar cinco mil becas pagadas por el gobierno a estudiantes latinoamericanos durante los próximos tres años, que es más que la cantidad de becas pagadas por el gobierno de Estados Unidos para estudiantes de la región.

El compromiso chino está enterrado en el documento del plan de acción de la reciente reunión del 3 de diciembre de 2021 de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), un grupo de cooperación entre China y los países latinoamericanos.

El acuerdo dice que China otorgará cinco mil becas y tres mil “plazas para capacitaciones” a latinoamericanos entre 2022 y 2024. Además, dice que China implementará un plan de formación “Puente al Futuro” para mil jóvenes chinos y latinoamericanos.

Cuando leí por primera vez sobre todo esto en China Notes, un boletín sobre negocios entre China y América Latina que se publica en Substack, mi primera reacción fue preguntarme cuántas becas otorga el gobierno de Estados Unidos a estudiantes latinoamericanos. El editor de China Notes, Nicolás Santo, un joven uruguayo radicado en Seattle que estudió en China, me dijo que, “definitivamente, el gobierno chino está ofreciendo más becas a estudiantes de América Latina que el gobierno de Estados Unidos”.

Los funcionarios estadounidenses dicen que es injusto comparar el número de becas gubernamentales de ambos países, porque en el sistema universitario descentralizado de Estados Unidos la mayor parte de la ayuda financiera a los estudiantes extranjeros viene de las universidades, y no del gobierno.

Sin embargo, la beca Fulbright del gobierno de Estados Unidos, por lejos el programa de becas más grande del gobierno estadounidense para estudiantes extranjeros, solo apoya a setecientos estudiantes latinoamericanos al año, según me dicen funcionarios estadounidenses. Hay otras becas financiadas por el gobierno de Estados Unidos, pero ofrecen cuanto mucho unas pocas decenas de becas al año para estudiantes de la región.

Sin duda, hay muchos más estudiantes latinoamericanos en universidades de Estados Unidos que en las de China. Según el informe Puertas Abiertas del Departamento de Estado, hay casi 73.000 estudiantes latinoamericanos y caribeños en las universidades estadounidenses. En 2017, la última fecha de la que pude encontrar datos, había 2.200 latinoamericanos estudiando en universidades chinas.

Sin embargo, los programas de becas de China tienen un impacto político mucho mayor que los de Estados Unidos.

Mientras que la mayoría de los estudiantes latinoamericanos en las universidades estadounidenses vienen de familias pudientes y pagan la mayor parte de sus estudios, que pueden llegar a costar 65.000 dólares anuales, la mayoría de los estudiantes latinoamericanos que van a China vienen de familias de clase trabajadora.

Además, mientras que un número considerable de estudiantes latinoamericanos en universidades estadounidenses estudian administración de empresas y luego ingresan al sector privado, muchos de los que van a China estudian relaciones internacionales. Eso los convierte en expertos en China una vez que regresan a sus países y comienzan una carrera en el gobierno, la academia o el periodismo. Eso va a tener un impacto a largo plazo.

Robert Evan Ellis, profesor de la Escuela de Guerra del Ejército de Estados Unidos, dice que los programas de becas de China muestran que “los chinos son realmente buenos en el uso de su diplomacia de pueblo a pueblo para promover sus intereses estratégicos”.

Si bien sería simplista pensar que China les lava el cerebro a los estudiantes latinoamericanos y los convierte en propagandistas del régimen chino, las becas de China “compran su silencio” una vez que los estudiantes se convierten en expertos en China en sus países de origen, me dijo Ellis.

“Si eres un experto en China en Argentina, es probable que no critiques la política de China hacia Taiwán o la situación de los derechos humanos en China”, me dijo Ellis. “No querrás ser visto como un desagradecido con sus anfitriones y no querrás cortar tus contactos actuales y futuros en China”.

A juzgar por lo que vi en mis viajes a China y mis frecuentes conversaciones con expertos en China en el extranjero, ese suele ser el caso. Mientras que el régimen de China tiene una estrategia muy bien aceitada para ganar influencia en América Latina, el gobierno de Estados Unidos no la tiene. Y si la tiene, es un secreto muy bien guardado 

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas