<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Taller de Opinión
Columnista

Taller de Opinión

Publicado el 22 de julio de 2020

Cambio de aires en Washington

Por Pablo Toro Tobón

Universidad de Los Andes
Facultad Economía, semestre 8
pablotorotobón@gmail.com

Desde que tengo 12 años he sido un fiel seguidor del fútbol americano: un deporte que por sus características de juego ha gozado de una mala reputación en nuestro país, donde se le tilda de violento cuando en realidad es sumamente interesante y estratégico.

En los últimos años se dio un debate en el cual se discutió si el equipo Washington Redskins, una de las franquicias más tradicionales de la NFL, debería cambiar su nombre. Las principales críticas aclamaron que, en los tiempos de la colonización del territorio, el término “Redskins” era utilizado para referirse a las tribus que habitaban allí, con el agravante de que este tenía una connotación peyorativa y era fácilmente intercambiable por “salvajes”. Sin embargo, un estudio realizado por el Washington Post encontró que 9 de cada 10 nativos americanos no se sentían ofendidos por el nombre.

Entonces, ¿se debía o no cambiar? La respuesta es sí, tal como lo oficializó el equipo.

En primer lugar, algo tan mundano como el nombre de un equipo deportivo no debería ser el causante de inconformidades en ningún sector de la sociedad, más aún cuando la finalidad última de estos es entretener. Si al menos una persona se siente atacada por el nombre, lo mínimo que se tiene que dar es el debate. Como lo dijo el expresidente Obama: “si yo supiera que el nombre de mi equipo ofende a un grupo considerable de personas, pensaría en cambiarlo”.

En segundo lugar, el entorno global ha generado un ambiente ideal para que se den este tipo de cambios. Movimientos recientes como el “me too” o el “black lives matter” han sentado un fuerte precedente en el que grupos sociales han logrado generar conciencia sobre situaciones del día a día.

Por último, por más drástico que parezca que un equipo deportivo cambie de nombre, en Estados Unidos esto es más común de lo que se cree. Por ejemplo, en 1995 el equipo de baloncesto de la misma ciudad, los Washington Bullets, cambió de nombre a los Washington Wizards debido a que el anterior tenía un significado violento.

En últimas, la palabra final la tuvieron los dueños del equipo, los cuales ponderaron la situación y tomaron la decisión más acertada. Una en la cual todos ganan y no hay afectados.

*Taller de Opinión es un proyecto de
El Colombiano, EAFIT, U. de A. y UPB que busca abrir un espacio para la opinión
joven. Las ideas expresadas por los columnistas del Taller de Opinión son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de El Colombiano, ni las universidades
e instituciones vinculadas con el proyecto.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas