<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
El País
Columnista

El País

Publicado el 30 de septiembre de 2021

Cambio de juego en Eurasia

Por Eva Borreguero

Robert Kaplan apostaba en “La geografía del poder chino”, artículo de Foreign Affairs publicado en 2010, por la actualidad de las viejas tesis de Mackinder, centradas en la fórmula de que quien controle el corazón territorial de Eurasia, controlará el mundo. Al encontrarse en un enclave axial mundial, exponía, quien domine su centro podrá ejercer una supremacía global. Su estimación no se vio comprobada en el pasado siglo y la tesis de John Spykman, que defendía la primacía estratégica de los litorales por su orientación marítima, pareció reemplazarla. Actualmente, China, con su proyecto de interconectividad regional, la Nueva Ruta de la Seda, se encuentra en ciernes de lograr la posición nuclear a la que se refería Mackinder y, de este modo, convertirse en una potencia capaz de materializar la unión de Europa y Asia. Si añadimos su estatus de potencia marítima, con una fachada oceánica de 14.000 kilómetros de costa en el Pacífico, la capacidad de influencia de China no tendrá equivalente: pasará a controlar el corazón de Eurasia, su cinturón exterior y la periferia pacífica. “El don del cielo”, su afortunada geografía, le permite potenciar ambos planos, que no son excluyentes, sino complementarios.

En este sentido, Afganistán, por su ubicación limítrofe con Asia Central, su vecindad con Pakistán y sus recursos minerales, no puede ser ignorado. Si hay algo que Pekín necesita para llevar a cabo su ambiciosa iniciativa es seguridad y estabilidad en los países de tránsito. Estabilidad para garantizar la circulación de mercancías por las redes de ferrocarriles y carreteras. Seguridad frente a la amenaza del separatismo y extremismo. La presencia de EE. UU. en Afganistán como gendarme en la lucha contra el terrorismo internacional cubría esa necesidad. Así lo reconocía Kaplan en el citado artículo: “La geografía estratégica de China”, afirmaba, “se vería mejorada si EE. UU. estabiliza Afganistán”. Qué necesidad de allanar el camino a Pekín para que construya sus rutas imperiales. A pesar de las buenas relaciones con los talibanes, la retirada de Afganistán no solo acaba con la perspectiva de una paz americana rentable para China; la presencia de un poder talibán incrementará verosímilmente la inestabilidad en los países periféricos por los que discurre la Nueva Ruta de la Seda. El anterior presidente de Irán, Ahmadineyad, expresaba una aventurada previsión, al proponer que los talibanes suponían la mayor amenaza para la región y su país y que aquellos que aplaudían su regreso habían caído en la “trampa americana”.

Decisión sopesada o beneficio colateral, la retirada de Afganistán puede alterar la proyección continental de China, mientras que la firma del pacto defensivo Aukus busca frenar la oceánica 

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas