Carlos Alberto Giraldo Monsalve
Columnista

Carlos Alberto Giraldo Monsalve

Publicado el 01 de abril de 2019

César Gaviria, rey de la voltereta

Las piruetas políticas del expresidente César Gaviria, y con él las de los líderes y congresistas que le siguen, no tienen contadero ni excusas. Ahora el “prócer” se entera de la posición que encarnan Iván Duque y el Centro Democrático frente al proceso y la implementación de los acuerdos con la Farc. Dice el desteñido heredero de Luis Carlos Galán, en otra voltereta más de su retórica: “Quieren jugar a la guerra y no se los vamos a permitir”. Qué prohombre.

Gaviria siempre supo —como lo sabía medio país— que el actual gobierno pretendía reformar los acuerdos. Incluso algunos sectores del CD siempre han querido “hacerlos trizas”. Sin embargo, aunque Gaviria se la pasó un año entero, entre 2016 y 2017, ambientando el apoyo a la mesa y los resultados de La Habana, en la segunda vuelta a las presidenciales 2018 llegó de primero a adherir a Duque Márquez, que representaba el NO en el plebiscito y la larga lista de objeciones y puntos por renegociar que le presentó la oposición al gobierno Santos.

Pero César Gaviria cree que la amnesia social de los colombianos siempre cobija sus reculadas, que nadie se acuerda de que cada año fija posturas al límite de antítesis disparatadas. Ahora pareciera darse por indignado frente a las objeciones del presidente Duque a la JEP. ¿Era que esperaba algo distinto? ¿Tal vez una sobredosis de incoherencias como las que él acostumbra inyectarle a su liberalismo matrero, parásito, hueco?

Sostiene que su partido y el país deben “apoyar el acuerdo y buscar la verdad, la justicia y la reparación que quedaron incluidas” (en los acuerdos). Lo viene a invocar cuando tiene tan clara la plataforma de gobierno que él apoyó ante el desconcierto de sus copartidarios, muchos en la orilla distante en la que dejó a Humberto de la Calle, plenipotenciario durante las negociaciones en Cuba.

Agrega Gaviria, citado por el diario El Tiempo, que “debemos buscar los acuerdos, debemos sacar a Colombia de 70 años de guerra y reconstruirla”. Vaya estoicismo tardío y dislocado el del César.

Es curioso cómo en esta nación se elevan a las cumbres de lo público personajes de semejantes inconsistencias ideológicas y políticas. Por eso el de Colombia es un camino de tumbo en tumbo, de palos de ciego. Por eso la paz y la concordia nos quedan tan lejos, mientras capoteamos entre brumas y espejismos.

Mucho bien le haría al país que los expresidentes, todos, evitasen la tentación de rayar y corregir nuestro “ensayo sobre la ceguera”. El mejor ejemplo lo dio Belisario Betancur. Pero esa condición a Gaviria no le sienta, mientras trata de anchar el mar para su delfín.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    SIRI HUSTVEDT
    La escritora estadounidense fue anunciada ayer como Premio Princesa de Asturias de las Letras 2019.

    $titulo

    ROBERTO PRIETO URIBE
    Exgerente de campaña de Juan Manuel Santos fue condenado a cinco años de cárcel por corrupción.