<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Amalia Londoño Duque
Columnista

Amalia Londoño Duque

Publicado el 15 de marzo de 2022

Cifras y mensajes

“Hay masiva participación”, se leía en redes. Pero la participación no incrementó significativamente.

Fue de 53,54 %. En el 2018, fue de 51,23 %.

“La cantidad de votos nulos que habrá será muy alta, el tarjetón está difícil de entender”.

Votos nulos: en el 2022, 4,54 %; en el 2018, 6,46 %.

Hay que escuchar las conversaciones de la gente y la calle. Las cifras no son todo, pero sí traen mensajes.

Y para Medellín, por ejemplo, ayer hubo uno: 411.946 votos a favor de Federico Gutiérrez. La principal razón que explica el desgaste y la desesperación de Daniel Quintero para frenar la revocatoria. Quintero ganó rayando los trescientos mil votos y hoy el apoyo a su antecesor supera los cuatrocientos mil. Es una carrera distinta, pero algo nos dice.

Hay que detenerse también en los más de cinco millones de colombianos que sí votaron el domingo por Cámara y Senado, pero que no votaron por ninguna consulta (solo el 30 % de la gente votó en las consultas). Por olvido, por despiste, por apatía o por lo que sea, es gente que salió a ejercer su derecho al voto, es gente que votará en primera y segunda vuelta.

El movimiento Estamos Listas no alcanzó el umbral, pero las mujeres sí logramos una mayor participación en el Congreso. Llegarán 33 mujeres al Senado, de 107 curules; ¡rompemos techo de cristal!

Y si hablamos de los movimientos, el Pacto Histórico aseguró que tendría cinco millones de votos al Congreso, pero apenas llegó a 2,3. Otro mensaje.

En los discursos todos triunfaron, pero tal vez sea necesario interrumpir un momento esta carrera acelerada de emociones para pensar en lo que viene y analizar mejor.

Somos muchos ciudadanos imaginando qué va a pasar, pero todavía hace falta camino y perspectiva.

La caja de resonancia es muy fuerte dentro de la mayoría de los círculos políticos. Pocos escuchan, la gente se une al rumor de “vamos ganando” o de “todo el mundo va a votar por él”. Y si queremos votar bien, no deberíamos ser de los que se mueven en un mismo perímetro conversando con gente parecida y salen a replicar sus opiniones diciendo que “todo el mundo” piensa igual. Deberíamos ser de los escuchan y saben que ese “todo el mundo” no es mucha gente.

En la nueva carrera política que empieza hoy, el gabinete local empieza a mover las fichas para irse a hacer campaña, dentro de los partidos se mueven las alianzas, hay conjeturas y malabares entre quienes tienen más poder.

Quisiera creer que todo eso pasa mientras la gente escucha. Ojalá sin nublarse con tanta información.

Ya deberíamos ser capaces de superar la emoción del rumor, de los titulares llamativos y de los algoritmos, para pasar a una conversación más robusta sobre lo que viene, sobre las propuestas, sobre el verdadero sentir de la mayoría; que es la confusión, incluso, mucho más que el miedo 

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas