<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
The New York Times
Columnista

The New York Times

Publicado el 16 de diciembre de 2019

Cómo lograr que los americanos vuelvan a amar al capitalismo

Por Henry M. Paulson Jr.

El capitalismo estadounidense se encuentra en un punto de inflexión grave. Muchos estadounidenses estamos alarmados por los enormes niveles de desigualdad y por la disminución de la movilidad económica. Nos preocupa que en muchos casos los mercados estadounidenses ya no sean los más competitivos del mundo. Y nos preocupa que la fortaleza económica a largo plazo de nuestro país se deteriore lentamente debido a una trayectoria fiscal insostenible que deja a las generaciones futuras en peor situación.

La solución no es voltear el sistema. Una economía de mercado, con todas sus fallas, sigue siendo la mejor manera de lograr prosperidad económica más amplia y asegurarnos de que los estándares de vida sigan creciendo con el tiempo. Pero la respuesta tampoco es mantener el status quo. Cambio radical o inacción parecen ser los únicos tipos de soluciones que están siendo debatidas en el mercado de ideas de hoy. Los americanos no se pueden dar el lujo de restringir nuestro pensamiento con base en la ideología política y la falsa equivalencia de tener que elegir un extremo u otro. Esa es una receta para el estancamiento.

Desde la fundación del Grupo bipartidista de Estrategia Económica de Aspen hace más de dos años, nuestro enfoque ha sido reunir a líderes con diferentes perspectivas para resaltar la importancia de la formulación de políticas basadas en evidencia.

El trabajo colectivo para identificar soluciones políticas específicas también nos sugiere que todavía hay muchas maneras de garantizar que más personas puedan participar en los éxitos de Estados Unidos. Y aunque no hay balas de plata, ni habrá un acuerdo completo sobre cada detalle de la política, vemos muchas ideas excelentes que están listas para la colaboración bipartidista y que pueden comenzar el proceso de adaptar nuestras políticas económicas para que funcionen para muchas más personas.

Primero, tenemos que invertir agresivamente en nuestro capital humano. Eso comienza con darle manejo al lado del suministro del mercado educativo, incluyendo inversiones en universidades comunitarias para ofrecerles a más estudiantes la opción de obtener una educación de alta calidad y completar sus carreras. Esto asegura que más trabajadores estadounidenses tengan las habilidades que necesitan para competir en una economía global. Igual de importante, invertir en educación aumentará la productividad económica, lo que ayudará a impulsar el crecimiento salarial necesario para reducir la desigualdad de ingresos.

Hay otros pasos que podemos tomar para abordar aún más la distribución de oportunidades económicas y el crecimiento salarial. Pero como han argumentado Melissa Kearney y Magne Mogstad, el ingreso básico universal no es una solución viable. Aleja los recursos de las personas más necesitadas y no aborda los factores subyacentes que contribuyen a la desigualdad. En cambio, deberíamos buscar enfoques más específicos y eficientes para alentar el trabajo complementando los salarios de los estadounidenses de bajos y medianos ingresos, como expandir el crédito tributario por ingreso del trabajo o promulgar un programa de subsidio salarial.

Finalmente, tenemos que enfrentar la incómoda verdad de que nuestro país está en una trayectoria fiscal insostenible. Las prioridades de gasto como educación, infraestructura e investigación y desarrollo de alto valor no cuentan con fondos suficientes, mientras que nuestros compromisos con los derechos continúan aumentando indefinidamente. Restaurar la cordura de nuestra posición fiscal requerirá aumentar más ingresos, desacelerar la tasa de crecimiento del gasto en atención médica y hacer que la Seguridad Social sea solvente de manera sostenible.

Volver a la responsabilidad fiscal solo a través de la reforma del gasto no es ni justo ni posible. Estados Unidos necesita reformar su código tributario de una manera que sea más progresiva y produzca más ingresos. Pero hay mejores enfoques que un impuesto sobre el patrimonio, lo que sería muy distorsionador y es poco probable que capture tantos ingresos como afirman sus defensores. Hacer que el código del impuesto sobre la renta sea más progresivo y reformar los impuestos sobre sucesiones y donaciones para eliminar las escapatorias que permiten a los estadounidenses ricos transferir la riqueza a sus hijos a tasas impositivas muy bajas sería un mejor primer paso.

Hay una gran cantidad de políticas que ya disfrutan de un amplio apoyo bipartidista, y estas políticas solo se pueden promulgar a través de un gobierno efectivo, que requerirá que los líderes hagan compromisos de principios y tomen decisiones basadas en hechos y análisis.

El costo de la inacción es grave y crece cada día, a medida que la desigualdad socava nuestra fortaleza económica y más estadounidenses se desilusionan con el sistema capitalista que ha convertido la movilidad ascendente en un pilar de la identidad del país desde su fundación

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

MUJERES SE PROTEGEN

Varios organismos inician campaña para exigir y fortalecer atención a víctimas de violencia de género.

$titulo

TURISTAS DAÑAN MACHU PICCHU

Visitantes de Argentina, Brasil, Chile y Francia fueron expulsados de Perú por daños en la mítica ciudadela inca.