<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Invitado
Columnista

Invitado

Publicado el 29 de julio de 2019

“De algo me tendré que morir”

Por Juan Camilo Mesa Pinilla
jcmesa7@gmail.com

Todos los profesionales de la salud, sea cual sea el área en que trabajemos o el título específico que tengamos, tenemos una recopilación de frases dichas por las personas a quienes tenemos el gusto de servir. Algunas más comunes que otras, pero que al final nos sirven de reflexión.

La nutrición no es la excepción y a pesar del ‘boom’ que tuvo esta ciencia en los últimos años, hay quienes se oponen o resisten al cambio. No hay poder humano que logre convencerlos de que sería ideal una modificación de hábitos para llevar una vida más funcional y saludable, por más tiempo.

La primera en decirme “de algo me tendré que morir” cuando hablé de estilos de vida saludables, fue mi abuela materna. A doña Amelia, de 84 años, no le duele una muela, pero sí tiene algunas ‘cositas’ que se vuelven comunes con el pasar de los años: Hipertensión arterial e hipercolesterolemia son las más relevantes en su caso. Confieso que ha sido difícil, pero que he logrado algunos avances en modificación de hábitos con ella. Yo la quiero 100 % funcional como ahorita, varios años más, hasta que su valiente corazón diga basta.

Y es que una vejez saludable depende de muchos factores, pero, sobre todo, de los hábitos alimentarios que se adquieren desde edad temprana. Doña Amelia no tuvo que preocuparse mucho sus primeros años de vida y juventud por los alimentos que consumía, ya que provenía de una zona rural y la invasión de comestibles ultraprocesados era casi nula, no como ahora.

Cada vez que decida aplazar un cambio efectivo de hábitos, piense en sus seres queridos, quienes quieren disfrutar de usted en plenitud de condiciones. De algo moriremos, pero no quisiéramos que fuera por motivos relacionados con la alimentación y los malos hábitos que adquirimos desde temprana edad. Cuando consulte a un profesional de la salud déjese guiar y no deje para después la adquisición de una dieta saludable, acompañada de actividad física.

Acuérdese de Doña Amelia, quien se ha dado el lujo de llegar a la edad que tiene sin molestias mayores, que hoy día pueden manifestarse a muy temprana edad. La clave: Una dieta que privilegie frutas, verduras, legumbres y cereales integrales; que limite los azúcares, el sodio y las grasas saturadas y que no contemple el consumo de alcohol.

Punto aparte: Apoyemos la iniciativa de RedPapaz y exijamos al gobierno e industria información nutricional clara en los productos comestibles.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas