<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Elbacé Restrepo
Columnista

Elbacé Restrepo

Publicado el 10 de junio de 2019

DE PUEBLO EN PUEBLO

Hace días tengo engavetado, para usar un término de moda, un artículo sobre la costumbre de puebliar, que tanto gusta entre nosotros.

Mucho más que las grandes ciudades, los pueblos han sufrido la violencia implacable en las últimas décadas que les han dejado, a unos más, a unos menos, tristes experiencias de desplazamiento, desaparición y muerte, solo por tener el infortunio de estar ubicados en una zona por la que pelean estos, aquellos y los otros. Hoy en día, muchos de los municipios más golpeados por esa guerra absurda, han depuesto odios, miedos y dolores, a pesar del precio tan alto que pagaron, y han instalado salones de la Memoria para honrar a las víctimas y para que sus visitantes sepan de una realidad que quiso doblegarlos pero no lo logró.

Otros pueblos han emprendido la tarea de desarrollar la industria turística, para que quienes vayan conozcan los paisajes, la formaciones naturales y la diversidad de animales y plantas mientras hacen recorridos por fincas productoras de café, panela o similares, al tiempo que les cuentan sobre los procesos de producción.

Las fiestas y las tradiciones del pueblo son atracciones que se pueden aprovechar para este propósito, además de conocer sus sitios emblemáticos y un poco de su historia, su geografía, sus personajes típicos y aquellos que, habiendo nacido allí, han hecho grandes aportes desde diferentes campos.

De paso, quería venderles la idea de visitar un pueblo en especial, el mío: Ciudad Bolívar, un municipio al suroeste de Antioquia que, gracias a sus grandes cafetales, produce y vende más de treinta marcas de cafés especiales y antojarlos de sentarse en la plaza, bajo el tapete de samanes que le dan sombra, a degustarlos. De ver sus paisajes de montañas lejanas que se ven azules, más oscuras que el cielo radiante de un día de verano, y otras verdes, más cercanas, que abrazan el pueblo a lo largo y ancho de su territorio.

Si le gusta el ecoturismo, Farallón es el destino. Allí podrá practicar caminatas, avistamiento de aves y disfrutar de ríos y quebradas, incluida Colecaballo, una hermosa cascada natural, además de un balneario de agua corriente en un espacio fresco y en armonía con la naturaleza.

Los medios de transporte locales, como los viejos Jeep Willys, se convierten en atractivos novedosos para el visitante. También los hoteles de pueblo, con su comida sencilla y las habitaciones limpias. Muy bueno dormir en el silencio de la noche, aunque a algunos nos gusta escuchar desde las cobijas las campanas de la iglesia, en especial a quienes crecimos con ellas y disfrutamos su repique tanto como de los dulces, la parva y la comida lugareños.

Y tengo mucho más de qué antojarlos. Pero... con lo que no contaba era con la deficiencia de la ingeniería colombiana, que de la mano del invierno volvió a hacer de las suyas hace pocos días, cuando un derrumbe de grandes proporciones en las obras de la doble calzada Pacífico 1 nos dejó sin paso y, lo peor, sin fecha de restablecimiento de la vía, afectando toda la subregión. Dicen que arreglar de para atrás es muy fácil, pero otra historia contaríamos si en vez de seguir arañando una montaña geológicamente inestable, hubieran hecho un viaducto que evitara el derrumbe eterno de la Huesera y los sitios aledaños, como en su momento lo sugirieron voces expertas.

Bueno, ¡en el verano de quiensabecuándo será!.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

N. DJOKOVIC Y R. FEDERER
En Wimbledon, protagonizaron una de las finales más emocionantes de la historia: 4.57 horas. Ganó “Nole”.

$titulo

SANTIAGO JARAMILLO BOTERO
Una cosa son sus payasadas y otra los mensajes amenazantes a un concejal de Medellín en ejercicio.