<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
David Santos Gómez
Columnista

David Santos Gómez

Publicado el 19 de noviembre de 2019

Desconexión

El anuncio de la marcha del 21, con sus apoyos y sus críticas, nos ha dejado ya una gran radiografía de Colombia y sus instituciones. Sin que aún en las calles exista un solo caminante, sin que veamos arengas o pancartas, la iniciativa de protestar pacíficamente en una nación reacia a ello, demuestra el nivel de agotamiento de una sociedad desigual, acosada y asfixiada por una economía que crece, pero no redistribuye.

Y mientras la protesta aumenta, el Gobierno parece sentirse cada vez más amenazado. La torpeza con la que el oficialismo asumió la posibilidad de una crítica ciudadana es vergonzosa y da indicios de una terrible desconexión con la realidad, en la que cualquier tipo de reclamo es visto como un chantaje. Sin pensar que las voces que piden nuevos rumbos surgen de un cansancio auténtico, Iván Duque y su partido han preferido entregarse a patéticos planteamientos conspiracionistas, que involucran meticulosas influencias trasnacionales, y que convierten a todos los inconformes en anarquistas sin rostro en busca de terror.

Es preocupante la forma en la que rotulan a todo crítico como violento y anuncian desmanes con tal certeza que parecieran estar ansiosos porque ocurran. Resulta angustiante ver cómo se rodean, únicamente, de aquellos que piensan igual. Su escaso diálogo está con los aduladores, en conversaciones de una sola vía, en las que brota el entusiasmo por errores que ven como aciertos. En la misma bolsa se mezclan gabinete y congresistas y periodistas de medio pelo que hacen el juego a la criminalización de la protesta.

Pero lo que se va a sentir en las calles este semana tendría que abrirle los sentidos a Duque y acercarlo a la realidad. De a poco el discurso divisorio se diluye porque el apoyo a la queja resultó mayor de lo previsto y el grito será masivo. Entre más grande el grupo, más difícil la generalización. No es sencillo tildar de violentos, sin pruebas, a medio millón, a un millón, que además cuentan con el respaldo de intelectuales, artistas, universidades e iglesia. Si caminan los amigos y las esposas y los hijos y los hermanos, se caerán por mentirosas las etiquetas fáciles de los que insisten en desacreditar la marcha. Los que tratan de convencernos que, ante un país en crisis, la solución es quedarse en la casa.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

SANDRA FORERO

Presidenta del gremio de la construcción, Camacol, fue designada líder del Consejo Gremial Nacional.

$titulo

DISPAROS AL AIRE

De nuevo, se han generado tragedias por los disparos al aire y balas perdidas que hieren y matan.