<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
El País
Columnista

El País

Publicado el 14 de enero de 2022

Djokovic, príncipe o rana

Por Berna González Harbour

El éxito de series como Guerra y paz o Downton Abbey o la capacidad que tienen los cuentos de princesas de deslumbrarnos desde que el mundo es mundo tienen mucho que ver con el espectáculo de la desigualdad: nos fascina contemplar cómo los ricos son capaces de serlo sin preocuparse por sus criadas, cómo sufren angustiosamente sus vahídos sin que les inquieten la soledad, las separaciones o desgarros de quienes les asisten. La jaqueca nació para ellos.

Mientras una rana pueda convertirse en príncipe con solo obtener un beso ¿a quién le importan la artritis, el luto, el desamor o la tristeza de doncellas, mayordomos, cocineras o chóferes que les rodean expectantes y que han desplazado sus propios logros y sufrimientos por los de ese batracio privilegiado? Reconozcámoslo: observarlo es irresistible. Porque deslumbra esa desigualdad y porque deslumbra, sobre todo, la indiferencia ante los que les rodean, un público inevitable que además aplaudirá su desafinado croar como si fuera un aria cantada por María Callas.

Y ahora estamos asistiendo colectivamente a otro de esos cuentos: nosotros, humilde pueblo en la cola eterna de los ambulatorios o laboratorios, pueblo “autocuidado” (en palabras de Díaz Ayuso) y correspondientemente “jodido” por el Estado si no se vacuna (en palabras de Macron), contemplamos cómo un príncipe serbio entrena vigorosamente sin haber cumplido con la reglamentación. Al pueblo más le vale hacerse una PCR tras otra pagada de su bolsillo y sacarse el pasaporte covid para tomar una cerveza en Italia o Alemania; si ese pueblo trabaja en Ikea tendrá incluso una menor prestación si no está vacunado; pero si eres él, príncipe maleducado y soberbio, puedes botar una pelotita tras otra riéndote del resto del mundo tras pisar mil fiestas sin mascarilla ni pinchazo desde Marbella hasta Belgrado. Su padre le llama Jesucristo.

Y el espectáculo no es entonces el tenis, no son los veinte grandes conquistados, sino la arbitrariedad de todo un Estado que creíamos respetable como Australia para besar la rana y reponerle sus privilegios; y el descaro de un Gobierno europeo como Serbia para enarbolar la bandera de la ofensa nacional. Qué peligro, qué recuerdos tan funestos llegan de tierras balcánicas.

Djokovic podrá jugar como los ángeles, podrá insultar e incluso no vacunarse. Pero el Estado de derecho se ha construido para que la arbitrariedad no permita a nadie salirse con la suya por ser príncipe. En Australia no se juega un Open de tenis, sino la batalla de la democracia y el sentido común 

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas