<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
María Clara Ospina
Columnista

María Clara Ospina

Publicado el 11 de septiembre de 2019

DORIAN, HURACÁN MONSTRUOSO

La devastación dejada por el huracán Dorian es aterradora y profundamente dolorosa. Las inundaciones, los cadáveres, los barcos y los carros flotando a la deriva, la total destrucción de miles de viviendas, el miedo y la desesperación en los ojos de los habitantes de Bahamas no tiene límite. Es algo que quienes hemos vivido un poderoso huracán reconocemos.

En agosto de 1992, el huracán Andrew, categoría 4, atravesaba las Bahamas destruyendo todo a su paso, caminos, puertos turísticos y pesqueros, la infraestructura eléctrica y las comunicaciones. Más de 800 viviendas fueron destruidas. El 24 de agosto entró al sur de la Florida convertido en un huracán grado 5, arrasando, entre otras, la base militar del Comando Sur de Estados Unidos, en Homestead.

Luego continuó su paso destructor por el sur de Miami, con vientos de 266 km/h. Más de 1’400.000 personas quedaron sin luz o comunicaciones, 44 murieron. Los daños causados se calcularon en $25 mil millones de dólares.

Mi vivienda, en Old Cuttler Ridge, quedó totalmente destruida. Mis hijos y yo, el menor de los cuales tenía solo 11 años, que habíamos evacuado el 23, logramos regresar una semana después a donde vivíamos. Nada era reconocible, todo –árboles, casas, señales– habían desaparecido. Solo había escombros. La Guardia Nacional nos ayudó a encontrar lo que quedaba de nuestra casa: algunas paredes y un arrume de nuestras pertenencias, destruidas por la humedad, la sal de las marejadas y las ratas, zaragüelles y mapaches, que ya habían colonizado el esqueleto de nuestra vivienda.

Muchos lo perdieron todo. Todos nos ayudamos como pudimos. En los primeros días y meses, los actos de bondad y amistad, aún provenientes de extraños, fueron memorables. La recuperación fue lenta, pero llegó. Por años, hablamos con dolor de lo ocurrido. Nadie que haya vivido algo así, lo olvidará. Las catástrofes marcan a la vez que fortifican. Porque es en esos momentos en que se conoce la capacidad de recuperación que tenemos los humanos.

Hoy, luego de habernos preparado para enfrentar a Dorian y de haber tenido la suerte de que nos haya dejado de lado, sentimos total empatía con nuestros vecinos de las Bahamas.

Los equipos de salvamento y las comunidades de la Florida han sido los primeros en prestar ayuda. El dolor de las Bahamas es nuestro. La destrucción es aterradora, los desaparecidos, “centenares, miles”, no se sabe aún el número final de muertos. Pavorosos huracanes son un hecho, hoy Dorian, en 2017 María devastó Puerto Rico, en 2005 Katrina casi destruye Nuevo Orleans, Harvey inundó Texas. El calentamiento global causará huracanes peores. Así es la naturaleza y poco podemos contra ella.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

SANDRA FORERO

Presidenta del gremio de la construcción, Camacol, fue designada líder del Consejo Gremial Nacional.

$titulo

DISPAROS AL AIRE

De nuevo, se han generado tragedias por los disparos al aire y balas perdidas que hieren y matan.