<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
The New York Times
Columnista

The New York Times

Publicado el 08 de octubre de 2019

El asalto de Trump al Departamento de Estado tiene que parar

Por Nicholas Burns

Una de las primeras víctimas de los nebulosos tratos del presidente Trump con Ucrania ha sido el Servicio Exterior de los Estados Unidos, el grupo de profesionales de carrera no partidistas que sirven como el principal punto de contacto de Estados Unidos con el mundo más allá de nuestras fronteras. Si bien la investigación de impugnación de la Cámara se ha convertido con razón en una prioridad, el Congreso también debe actuar para reparar el daño sustancial que Trump ha causado a la efectividad y la moral de nuestros diplomáticos y otros empleados del Departamento de Estado.

El desdén de Trump por los diplomáticos de carrera se exhibió en su ahora infame llamada telefónica del 25 de julio con el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, durante la cual denunció a una oficial respetada del Servicio Exterior, Marie Yovanovitch, como “malas noticias”. La Sra. Yovanovitch era la embajadora de Trump en Ucrania hasta que la despidió en mayo. Su despido envió ondas de choque por las filas del Departamento de Estado.

El Sr. Trump nunca ha explicado por qué despidió a la Sra. Yovanovitch. La hizo a un lado a ella y a otros diplomáticos de carrera y permitió que un ciudadano privado, Rudy Giuliani, se apoderara de las interacciones de la administración con el nuevo gobierno ucraniano. La Cámara de Representantes debe investigar. La semana pasada el Sr. Trump intentó de nuevo intimidar al cuerpo diplomático, diciéndoles a los diplomáticos americanos de la Misión Estadounidense ante las Naciones Unidas que cualquiera que haya brindado información al informante anónimo estaba “cerca de ser espía.” La declaración del Sr. Trump va en contra de la obligación de cada empleado federal de decir la verdad y cumplir con las leyes.

Y durante el fin de semana nos enteramos de que la administración Trump estaba investigando los correos electrónicos de hasta 130 altos funcionarios actuales o retirados del Departamento de Estado, centrándose en los mensajes que enviaron a la cuenta de correo electrónico privado de Hillary Clinton cuando era secretaria de Estado. La administración ha informado a estos funcionarios que los correos electrónicos no clasificados que enviaron hace años se clasificaron retroactivamente como clasificados, lo que hace que los funcionarios posiblemente sean culpables de violaciones de seguridad. Este es un intento por los medios de avergonzar a los empleados del gobierno.

La moral en el Departamento de Estado se ha desplomado tras este aluvión de ataques. El secretario de Estado Mike Pompeo les debe a los hombres y mujeres del departamento defender su servicio no partidista y defenderlos del acoso y la persecución del presidente. Desafortunadamente, parece poco probable que el Sr. Pompeo haga esto. Su crítica el martes a tres comités del Congreso que buscan destituir a los diplomáticos involucrados en nuestra política de Ucrania no es el tipo de “apoyo” que nuestros diplomáticos necesitan en este momento.

Ningún presidente moderno ha sido tan desdeñoso e incluso despectivo con el Departamento de Estado como Trump. Claramente no entiende ni valora el departamento. Intentó recortar su presupuesto. Trump también tiene el historial más tacaño de cualquier presidente reciente cuando se trata de nombrar funcionarios de carrera del Servicio Exterior para embajadas.

Los demócratas y republicanos en el Congreso tienen que actuar para proteger al Departamento de Estado y el Servicio Extranjero de los ataques abiertos e indiferencia implícita de Trump. La Cámara en su investigación de impugnación debería reafirmar la necesidad para que el Departamento de Estado sea el encargado de nuestras relaciones con países extranjeros. También debería examinar cómo ciudadanos privados como el Sr. Giuliani pueden haber traspasado o usurpado esas responsabilidades. Por su parte, el Senado debería exigir que el presidente envíe para confirmación de embajadores a una cifra sustancialmente más alta de oficiales de carrera.

El Departamento de Estado está en crisis. El Sr. Trump ha hecho tremendo daño a su misión y autoconfianza.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

EL “HOLOGRAMA SUSSEX”

La universidad británica creó la pantalla multimodal, para ver, oír y sentir. Nature Magazine la destacó.

$titulo

MÉDICOS CON TÍTULOS FALSOS

Fiscalía acusó y detuvo a 8 cirujanos plásticos, en Cali y Medellín, por poseer diplomas fraudulentos.