<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Juan José García Posada
Columnista

Juan José García Posada

Publicado el 19 de julio de 2021

EL CUARTO DE HORA DE LOS INSULTÓLOGOS

Tiene que estar muy fregada una sociedad para que, en nombre de un absurdo garantismo jurídico y de una veneración alucinada de las libertades, haya quienes defiendan el derecho al insulto y desconozcan la protección de prerrogativas inalienables de los ciudadanos, de los seres humanos, como el buen nombre, el prestigio y el reconocimiento ante los demás. Agredir, injuriar y calumniar, insultar en el escenario contaminado de las llamadas redes sociales, no puede catalogarse como un derecho. Pero como asistimos a la degradación de la norma legal como reguladora de las relaciones entre los asociados, como el mundo está patasarriba, no resulta sorprendente que esté invocándose esa forma posmoderna de atentado contra derechos personalísimos.

Hoy en día, hay que ser audaz e intrépido para expresar con alguna comodidad un simple o complicado punto de vista por medio de una de esas plataformas informáticas por las que circulan las aguas negras del aborrecimiento y la tentativa continua de linchamiento moral de los contrarios. Las redes que se vuelven antisociales cuando predominan sujetos que las utilizan para abrirle campo al pensamiento totalitario y atropellar y excluir a los que se opongan a su dialéctica del amedrentamiento, la amenaza y el descrédito de los contradictores. Llámense bodegas, pelotones clandestinos de agresores protegidos por el anonimato feroz, propagandistas paniaguados de empresas ideológicas, políticas o carentes de bases racionales, a toda hora van saltando esos mensajes de destructores clandestinos de honras y famas y de derechos fundamentales.

Es el cuarto de hora de los insultólogos. Es decir, de personajes que en un abrir y cerrar de ojos han pasado de ser charlistas y lenguaraces aplaudidos en un entorno de chismosos, a convertirse en centros de atracción pública por su capacidad de volver añicos el prestigio de todo el que se les atraviese. De las reducidas audiencias en los cafés, en los despachos de los amigos o en los corrillos callejeros, brincan a la condición de referentes del imaginario colectivo. Les basta con acusar a Fulano de Tal de ser un pícaro, al de más allá de ser un corrupto, al otro de ser un inepto que no merece mínima confianza, al de la esquina de ser paraco o guerrillo. Todo, sin pruebas, sin argumentos, con la sola licencia de espectadores contentos con que los entretengan mediante una cháchara tan irresponsable como delictuosa.

Ser insultólogo es la clave del éxito de no pocos ciudadanos incluso hasta inteligentes, que se arman de falacias y denuestos para ganarse sin esfuerzo la fama de preclaros líderes de opinión. El nombre se lo debemos a un lúcido profesor y crítico de la tiranía impuesta en las llamadas redes sociales como instrumentos fáciles de difusión malévola. Los insultólogos están disfrutando su cuarto de hora

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

YANETH LONDOÑO

Se convierte en la primera mujer que preside la Junta Directiva de la Andi en Antioquia.

$titulo

MINAS ANTIPERSONA

Más de 650 militares han sido víctimas de estos artefactos tras la firma del acuerdo de paz.