<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Andrés Oppenheimer
Columnista

Andrés Oppenheimer

Publicado el 06 de octubre de 2021

El éxodo de Venezuela se disparará

Cuando escuché que la dictadura de Nicolás Maduro en Venezuela ya ha producido seis millones de migrantes y refugiados, el doble de la cantidad de personas que han huido de Afganistán, mi primera reacción fue pensar que esta cifra ya llegó a su tope.

Sin embargo, me equivoqué: todo indica que aumentará mucho más.

Se estima que el número de refugiados y migrantes venezolanos crecerá en un millón el año que viene, me dijo el jefe de la oficina de la Organización de los Estados Americanos (OEA) que se ocupa de los refugiados venezolanos, David Smolansky, en una entrevista.

Si las cosas siguen como ahora, para fines del año que viene habrá siete millones de venezolanos migrantes, superando el número de refugiados sirios, me dijo Smolansky.

Según cifras de la OEA, en los últimos seis años han migrado 1,8 millones de venezolanos a Colombia, 1,1 millones a Perú, 450 mil a Ecuador, 460 mil a Chile, 270 mil a Brasil, 180 mil a Argentina, 103 mil a México, 230 mil al Caribe y 520 mil a Estados Unidos.

“La dictadura de Maduro ha producido más migrantes y refugiados que el régimen talibán”, me dijo Smolansky.

Hay tres razones principales por las que es probable que la cantidad de migrantes venezolanos siga creciendo, dicen los expertos.

En primer lugar, la crisis humanitaria sigue empeorando. Según un nuevo estudio de la Universidad Católica Andrés Bello, de Caracas, la tasa de pobreza ha aumentado a un asombroso 94,5 por ciento de la población.

El salario mínimo en Venezuela, sumado a un subsidio alimentario obligatorio, es de apenas dos dólares mensuales. Sí, leyeron bien, dos dólares mensuales.

El cincuenta por ciento de los venezolanos en edad laboral no está trabajando, según el estudio, titulado “Encuesta nacional de condiciones de vida 2021”, que se hizo sobre catorce mil entrevistas. En la mayoría de los casos, la gente renuncia a su trabajo porque les cuesta más pagar el transporte público para ir a trabajar que quedarse en casa.

La hiperinflación ha hecho que la moneda venezolana se haya convertido en un chiste: un dólar se cotiza en cuatro millones de bolívares. Un viaje en autobús cuesta un millón de bolívares. Maduro ha permitido una dolarización de facto, mediante la cual los venezolanos que reciben remesas familiares en dólares del exterior pueden vivir bastante bien, pero son un pequeño porcentaje de la población.

La segunda razón por la que muchos expertos predicen una nueva ola de refugiados es que muy probablemente las negociaciones entre el régimen y la oposición no resulten en una apertura política significativa que pudiera dar esperanzas para el futuro.

En las negociaciones —están teniendo lugar en México—, la oposición está pidiendo condiciones mínimas para participar en las elecciones locales de noviembre. Pero Maduro se ha negado a permitir, entre otras cosas, un tribunal electoral independiente y el acceso equitativo de los candidatos de la oposición a la radio y la televisión.

Un nuevo golpe de desesperanza podría alentar a más venezolanos a irse. En los últimos años, el éxodo venezolano ha crecido después de cada intento fallido de celebrar elecciones libres.

La tercera razón de un posible aumento de migrantes es que, a medida que los países latinoamericanos vacunen a más gente contra el covid-19, relajarán sus restricciones de viajes en 2022. Muchos venezolanos podrían aprovechar esa circunstancia para emigrar.

A la luz de todo esto, es hora de que las democracias de todo el mundo se den cuenta de que el éxodo venezolano no cesará a menos que se ponga fin a su causa: una dictadura brutal que, según las Naciones Unidas, ha asesinado a más de siete mil manifestantes pacíficos en los últimos años y cuya corrupción e ineptitud ha creado la peor crisis humanitaria de la región en los últimos tiempos.

A menos que las democracias aumenten su presión sobre Maduro para que permita elecciones libres, y no lo legitimen —como vergonzosamente lo hizo el presidente de México el mes pasado—, el éxodo venezolano crecerá aún más y seguirá exigiendo más recursos económicos en toda la región 

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas