<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Taller de Opinión
Columnista

Taller de Opinión

Publicado el 13 de noviembre de 2019

El macabro negocio de cazar tiburones

Por Daniel González Moneri

Universidad del Atlántico
Lic. Ciencias Sociales, semestre 8
moneri11@hotmail.com

Los tiburones, al igual que millones de especies en el mundo, son imprescindibles para mantener el delicado equilibro del ecosistema que se está desbalanceando por causa del cambio climático. Los tiburones no son asesinos del mar. Un solo mosquito puede causar millones de muertes más que un tiburón en un año. La sociedad del consumo los ha cazado, comido y comercializado. En el mundo hay 400 especies de tiburones. Colombia tiene 140 especies, 5 de ellas en vías de extinción. ¿Hasta dónde vamos a llegar?

Los tiburones están de moda. Su caso es particular, porque se han dedicado a explotar su imagen en las diferentes producciones y películas, como comida exótica y hasta de colección cuando, de forma indiscriminada, cercenan sus partes para ser exhibidas en museos y en casas. La Fundación Malpelo establece que hasta 100 millones de tiburones se matan cada año solo por sus aletas. La industria, los restaurantes y personas se benefician. Este es un oscuro negocio que paga millones por consumir, matando millones de tiburones.

En Colombia el tema de la caza de tiburones no es nuevo. Desde 2011 se estableció la caza artesanal de aletas del animal, pero la nueva resolución 350 del Ministerio de Agricultura aumentaría el tráfico ilegal y la comercialización indebida de la especie marina, sin ningún tipo de control ni cuidado de preservación. La policía sabe que desde el Océano Pacífico se exportan 50 millones de aletas que van a distintos destinos, pero no ejerce autoridad ni judicializa a esos criminales.

Como era de esperar, el gobierno salió en defensa de su resolución. El ministro dijo que si bien la caza de tiburón está prohibida, lo que se busca es controlar y regular el comercio de aletas. Pero sabemos que las leyes y el papel no trascienden la realidad. Seguirá la pesca ilegal del tiburón, la deficiencia de las autoridades ambientales y la presión de mercados internacionales.

A corto plazo y para unos pocos, el aleteo de tiburón es obviamente un gran negocio y como tal buscará siempre el camino para llegar al mercado. El apetito por sus aletas es la principal amenaza. Debemos cerrar todos los portillos que permitan la comercialización de aletas de tiburón. Si no se revierte esta medida, la imagen de Colombia como un país defensor y amante del medio ambiente, del mar y la vida, seguirá por el piso.

*Taller de Opinión es un proyecto de
El Colombiano, EAFIT, U. de A. y UPB que busca abrir un espacio para la opinión
joven. Las ideas expresadas por los columnistas del Taller de Opinión son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de El Colombiano, ni las universidades
e instituciones vinculadas con el proyecto.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

AMÉRICA DE CALI
Tras 11 años, el equipo caleño, llamado La Mechita, vuelve a ser rey del fútbol profesional colombiano.

$titulo

ÉDGAR PÉREZ, ALIAS “EL OSO”
Señalado jefe de banda Niquía Camacol, festejaba el domingo. Hubo asonada para que no fuera preso.