<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Taller de Opinión
Columnista

Taller de Opinión

Publicado el 13 de noviembre de 2019

El macabro negocio de cazar tiburones

Por Daniel González Moneri

Universidad del AtlánticoLic. Ciencias Sociales, semestre 8moneri11@hotmail.com

Los tiburones, al igual que millones de especies en el mundo, son imprescindibles para mantener el delicado equilibro del ecosistema que se está desbalanceando por causa del cambio climático. Los tiburones no son asesinos del mar. Un solo mosquito puede causar millones de muertes más que un tiburón en un año. La sociedad del consumo los ha cazado, comido y comercializado. En el mundo hay 400 especies de tiburones. Colombia tiene 140 especies, 5 de ellas en vías de extinción. ¿Hasta dónde vamos a llegar?

Los tiburones están de moda. Su caso es particular, porque se han dedicado a explotar su imagen en las diferentes producciones y películas,...

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

ARTESANÍAS DE COLOMBIA

Dos artesanas huilenses representan al país con chivas y sombreros en la feria Folkloriada Mundial.

$titulo

JUECES INJUSTOS

Tras una decisión incomprensible, Yuberjen Martínez se quedó sin el sueño de una medalla.