<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Taller de Opinión
Columnista

Taller de Opinión

Publicado el 29 de noviembre de 2019

El Otro, un presente

Por Yamileth González López

Universidad Pontificia Bolivariana.
Facultad de Psicología, 7° semestre.
yamileth.gonzalezl@upb.edu.co

He notado, desde hace algún tiempo, que me cuesta sostener la atención en mis conversaciones y más aún, un diálogo largo con las personas que están conmigo.

Pensando en esto, encontré la respuesta en una conversación con un par de amigos que llegaron a contarme, muy animados, lo que habían hecho antes de nuestro encuentro, pero yo, con el celular en la mano, entré en angustia porque ellos me reclamaban su atención mientras mi Whats App vibraba y también reclamaba su parte. Comprendí que en el vértigo de la contemporaneidad todos reclamamos atención pero pocas veces estamos dispuestos a darla, a parar, a concederle tiempo al otro que está al frente nuestro y tratamos infructuosamente de hacer malabares que nos permitan atender la presencia de las redes sociales y la de los que están a nuestro lado.

Comprendí mi dificultad para soltar el celular y la angustia que esto me produce, mi incapacidad para dejar a un lado mis deseos y ocuparme de lo que el otro quiere darme. Entendí que lograr el desapego de lo mío para recibir lo del otro, exige un gran esfuerzo que implica mi voluntad de construir la relación, de conocer, de comunicarme en profundidad, pero sobre todo, de creer que su presencia me construye.

Atender “bien al otro”, ubicarnos con él en el presente, es una forma de construir relaciones fuertes, de concederle valor a estas, en definitiva, de construir paz. Porque dedicar tiempo del momento presente al prójimo, reduce la angustia que produce el querer hacer varias cosas simultáneamente y nos permite la comunión.

Para quitarle el piloto automático a las relaciones cara a cara es importante que hagamos contacto visual, que apartemos el celular, que dispongamos los sentidos, especialmente el del oído, para tener una escucha atenta que le permita al otro sentirse escuchado y a nosotros realmente interesados en lo que nos están diciendo. En resumen, estar presente, como un regalo de atención y respeto por lo que el otro significa para nosotros.

Cada vez más, las relaciones de las redes sociales nos exigen “no dejar en visto” pero debemos comprender que cuando alguien se encuentra a nuestro lado, su presencia se convierte en un imperativo que nos permite llenar nuestra vista y el resto de los sentidos de experiencias, en definitiva, de la posibilidad de dar amor y sentir su respuesta.

*Taller de Opinión es un proyecto de
El Colombiano, EAFIT, U. de A. y UPB que busca abrir un espacio para la opinión
joven. Las ideas expresadas por los columnistas del Taller de Opinión son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de El Colombiano, ni las universidades
e instituciones vinculadas con el proyecto.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

ANDES, REY DEL FÚTBOL SALA Su selección ganó, invicta, el oro del balompié de salón en Juegos Departamentales. Destronó a Bello.

$titulo

JHON RENÉ GÉLVEZ G.

Alias “Orbitel”, condenado por un juez de Valledupar a seis años de prisión por amenazar a periodistas.