<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
The New York Times
Columnista

The New York Times

Publicado el 11 de mayo de 2021

El problema de la India es ahora del mundo

Pasará un tiempo antes de que se comprenda completamente por qué India se ha visto envuelta tan rápida y desastrosamente por el coronavirus. Pero hay una cosa segura: el problema de la India es ahora el problema del mundo.

India cerró muy abruptamente cuando llegó el virus, y luego reabrió demasiado rápido. En marzo de 2020, el país fue bloqueado con cuatro horas de anticipación, aunque aún no tenía muchos casos. Millones de personas, muchos de ellos trabajadores migrantes, quedaron varados sin comida ni refugio. Frente al desastre económico, el gobierno reabrió el país antes de que la pandemia realmente se controlara.

Lo que está sucediendo en India ahora es bastante similar a lo que vivió Estados Unidos en sus oleadas de coronavirus. Los estados indios donde las muertes comenzaron a aumentar nuevamente en marzo y abril simplemente cerraron los ojos y esperaron que desapareciera. Después de todo, la primera ola de virus de la India retrocedió, por razones que aún no están claras.

Para empeorar las cosas, los estados de la India tienen recursos propios muy limitados (un confinamiento cuesta dinero, especialmente si se quiere evitar infligir un dolor enorme a los pobres) y el gobierno central no se ha ofrecido a pagar la factura.

No es sorprendente que los gobiernos estatales optaran por demorarse hasta que fue imposible evitar tomar medidas. Mientras tanto, la enfermedad se extendió por todo el país y aparecieron nuevas mutaciones. Dado que el gobierno nacional no estaba dispuesto a hacerse cargo del problema, nadie estaba realmente rastreando cómo se comportaban las nuevas variantes.

El gobierno ahora está comenzando a moverse, pero todavía parece reacio a adoptar una estrategia nacional.

Sin embargo, es evidente que India necesita ahora un nuevo bloqueo coordinado centralmente, dirigido a las áreas donde ya hay una cantidad suficientemente grande de infecciones.

Una de las razones por las que la respuesta sigue siendo lenta es el miedo a lo que le sucedería a la economía y especialmente a los pobres con el regreso de los bloqueos. El gobierno central podría acelerarlo prometiendo transferencias de efectivo para sustentar la vida a cualquier persona en los lugares confinados.

Lo mismo ocurre con la vacunación. La posición del gobierno central es que la vacunación está abierta a todos (si puede encontrar una), pero las personas o los estados deberán pagarla. El resultado será que quienes puedan pagarlo se vacunarán y algunos estados cubrirán el resto, pero las personas de otros lugares estarán solas. Hacer que la vacunación gratuita esté disponible para todos y dedicar suficiente músculo administrativo y recursos humanos para que esto suceda tranquilizará al país en su pánico y puede proteger al mundo.

El problema es ahora tan grande que lo que se puede hacer desde el exterior es relativamente menor. Por supuesto, eso no debería impedir que Estados Unidos y Europa envíen vacunas, oxígeno y dinero a la India o que levanten las prohibiciones a las exportaciones de ingredientes para fabricar vacunas.

Pero el mundo necesita mirar más allá de la India y evitar otro error de sincronización. No podemos permitirnos repetir la experiencia de la primera ola, cuando no nos dimos cuenta de lo rápido que puede viajar un virus. Tampoco las naciones deben dejarse llevar por una falsa seguridad por el progreso de las campañas de vacunación en los Estados Unidos y Europa.

La variante B. 1.617 que se encontró por primera vez en la India ahora se está extendiendo mucho más allá del país. En la India, algunas personas vacunadas parecen estar infectadas. Sería una tontería suponer que las “mejores” vacunas disponibles en Occidente necesariamente nos salvarán. Los líderes y científicos deben averiguar qué se debe hacer para combatir las variantes, que pueden incluir inyecciones de refuerzo, nuevas vacunas, máscaras y reaperturas más lentas.

Debemos anticipar la posibilidad de que el virus se propague por África, donde una campaña de vacunación que apenas había comenzado ahora está en peligro por la situación en India, que dejó de exportar vacunas de las que muchos países dependían.

Prepararnos ahora podría darnos la oportunidad de luchar para evitar que se repita la pesadilla de la India

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

OSCAR ANDRÉS SÁNCHEZ Á.

Alcalde de Venecia (Ant.), promueve la economía de su municipio y lideró campaña para la vacunación prioritaria de los alcaldes.

$titulo

LUIS FELIPE VERGARA M

Condenado a siete años de cárcel por suplantar a un jubilado y estafar a una cooperativa de crédito en Envigado.