Síguenos en:

una de las primeras instituciones que adoptó el bilingüismo en la ciudad cumplió siete décadas de enseñanza, graduando más de 2.800 mujeres en el mismo lapso. el aniversario será celebrado en una serie de eventos, entre ellos un foro educativo.

con una eucaristía en la catedral metropolitana de la ciudad, comenzó la celebración de los 70 años de historia del colegio marymount, ubicado en la comuna de el poblado, en medellín.

el centro educativo fue fundado en 1954, cuando las religiosas del sagrado corazón de maría trajeron por primera vez una oferta educativa bilingüe femenina a la ciudad de medellín.

su historia como uno de los primeros colegios privados de la ciudad, relata también la transformación colombiana. “cuando comienza el colegio en los años 50, se buscaba educar a las mujeres con herramientas que les permitiera ser líderes en la sociedad y contar con el manejo de una segunda lengua que era el inglés. se funda el colegio, y a finales de los años 50 y 60 viene todo este auge de las mujeres, de la libertad, del liderazgo, del empoderamiento, es por esto que creemos que nuestras religiosas fueron muy vanguardistas”, comentó catalina guzmán urrea, rectora del marymount.

por sus aulas han pasado medallistas olímpicas, campeonas mundiales deportivas, importantes investigadoras científicas internacionales, médicas reconocidas a nivel mundial, directoras de fundaciones y ong, empresarias, directoras de teatro y líderes culturales, actrices, gerentes de empresas, periodistas destacadas y un incontable número de mujeres que se han dedicado a dejar huella, un legado en la sociedad.

“tenemos claro el contexto de estas estudiantes, que vienen de unas familias donde sus papás son líderes empresariales, en salud, financieros, en fin, dentro del sector productivo tienen un liderazgo, vienen con ese adn. entonces, como las estudiantes traen desde casa esas herramientas, buscamos formar buenos seres humanos que, con todo lo que tienen, puedan realmente impactar la sociedad; es esa ética de cómo me relaciono con el otro, qué hago por el otro, es mi bienestar, pero también es el bienestar del otro”, comentó guzmán.

según las directivas de la institución, esta fue pionera en adaptar los cambios tecnológicos que experimentaba el mundo perder su filosofía. de las máquinas de escribir pasaron rápidamente a los computadores y al uso de internet y la adopción de nuevas metodologías. en pandemia tuvieron un modelo exitoso de educación virtual y luego fue uno de los primeros colegios privados en abrir sus puertas tras la cuarentena.

“siempre ha dado respuesta a lo que ha pasado en lo social en ese momento, entonces ahora la pregunta es ¿qué vamos a hacer con todo este tema de inteligencia artificial, con la tecnología, las redes sociales? ¿cómo formamos estudiantes para que tengan esas herramientas, pero también pensando en cómo van a impactar en lo social? esto nos hace unos abanderados en esa educación pertinente, pero que también es de vanguardia”, explicó la directiva.

uno de los giros trascendentales que ha tomado la institución recientemente es la inclusión en sus aulas de niños, convirtiendo al marymount en una institución de educación de calidad ahora mixta. hasta la fecha se han matriculado 21 niños para la vigencia 2024.

además, su énfasis actual es la inteligencia emocional. “a la par del currículo académico tenemos el currículo socio emocional, es la posibilidad de que los niños y los padres de familia vean ese seguimiento de ese ser humano, que no solamente da cuenta del rendimiento académico, sino de cómo vas como persona, qué hábitos has desarrollado, desde tu proceso evolutivo, cómo va esa relación con el otro y contigo mismo”, relató la rectora.

el marymount medellín tiene doble acreditación internacional proporcionada por las agencias cis y neasc, proceso que se realiza cada cinco años. este año se acreditará bajo una nueva ruta que les permitirá documentar sus cuatro nuevos proyectos: espacios de aprendizaje siglo xxi, educación mixta

un cambio de mentalidad, sistema institucional de evaluación y el currículo internacional en preescolar, basado en el juego.

según indicaron desde el marymount, este es el segundo mejor colegio de la ciudad y ocupa el lugar 15 en el país, según el ranking col sapiens 2023

2024.

la celebración por los 70 años también acogerá el foro “educación pertinente para un mundo cambiante” que se llevará a cabo en el auditorio del colegio el próximo 6 de marzo, desde las 8:00 a.m. y contará con 300 invitados presenciales en el auditorio y transmisión en streaming por el canal de youtube del colegio para toda la comunidad que quiera conectarse.

Juan Carlos Echeverry
Columnista

Juan Carlos Echeverry

Publicado

¿El progresismo es marxismo?

Por juan carlos echeverry - @JCecheverryCol

El marxismo es en esencia una prerrogativa. Como teoría es deficiente, simplista y pretenciosa. Equivale a reducir la historia universal a un par de ocurrencias supuestamente geniales de un señor. Pero la historia universal no es reducible a un par de fórmulas.

¿El marxismo es una prerrogativa de qué? De algo simple y poderoso: lo que es de otros puede ser de uno. Siempre que se lo presente como que será para todos. No para unos pocos.

En sus orígenes fue una idea potente que debía poblar las mentes de los desposeídos, llevarlos a descreer de los derechos de propiedad y arrogarse la prerrogativa de desposeer lo ajeno y apropiárselo.

Durante más de cien años prosperó y se arraigó en algunas de las naciones más extensas de la tierra, como China y Rusia. Justificó la maldad y la crueldad sin límite, la muerte de decenas de millones de seres humanos, la humillación, la prisión y la ignominia. Todos sacrificados en el altar de esa prerrogativa.

La idea progresó, inspiró una sensación de superioridad económica, produjo armas nucleares y en los años sesenta acarició un triunfo a nivel planetario. Pero al final sucumbió. Su derrota vino de la mano de su peor enemigo: el capitalismo.

El fin de lucro, basado en la libertad, la propiedad privada sobre los frutos del esfuerzo personal, demostró ser más imaginativo, productivo y poderoso en ciencia, tecnología e innovación. Esa derrota se protocolizó en 1989 con la caída del llamado Muro de Berlín.

Para entonces, los chinos habían entendido que no tenían cómo vencer al capitalismo. En lugar de dedicarse a vencer al capitalismo lo acogieron. Era un proyecto contradictorio. El marxismo debía bailar sobre la tumba del capitalismo. Pero se vieron obligados a reprogramar el sistema.

Si el capitalismo era superior, el marxismo se debía valer del capitalismo, abrazarlo, acoger la creatividad que desencadena una capacidad organizativa empresarial inusitada, una explosión de ideas y energía motivadas por la iniciativa individual y privada. El crecimiento capitalista debía ser puesto al servicio del marxismo.

Los chinos lo lograron, pero bajo un Estado comunista dotado ahora de una inconmensurable capacidad de seguimiento y control, de coartar la libertad cotidiana, los derechos humanos, la libertad de expresión y opinión.

En el resto del planeta fue necesario un rebranding, pues el marxismo se había vuelto “regresista”. El progresismo, originado en movimientos ingleses del siglo XIX que buscaban una transición “progresiva” al socialismo, vino a dar la mano.

En nuestro medio, la platanización tropical de aceptar la iniciativa individual, dejarla que produzca y luego transferir masivamente su producido a unas pocas manos que distribuyan, ya no se hará a través de quitar las empresas a los dueños. O al menos no estatizarlas.

Será a través de impuestos, regulación y supervisión. Si se les puede quitar las utilidades a los empresarios, los ingresos a los profesionales independientes y los salarios a los bien remunerados, ¿para qué disputas jurídicas de expropiación?

De esa manera, en nuestro continente se ha iniciado una transición desde un capitalismo rentista e imperfecto, vestido con el ropaje del progresismo para evitar la estigmatización del marxismo. Desde Chile para arriba seremos altamente gravados y saturados de regulación y supervisión estatal.

Con el argumento de que los impuestos serán para todos se justifica la prerrogativa. Al final será para unos pocos, como ha sido desde Nabucodonosor. Alguien tiene que administrar ese sistema de producción, tributación, distribución y opresión. Ya habrá tiempo para crear el aparato de represión 

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas