<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Yohir Akerman
Columnista

Yohir Akerman

Publicado el 20 de enero de 2015

El puñetazo del Papa

El Papa Francisco está utilizando la misma lógica de los hombres que le pegan a las mujeres en el tema de Charlie Hebdo: y es que si les pegaron, o los atacaron, algo malo tuvieron que haber hecho.

Completamente errado.

El Papa, una voz de la razón, reconciliación y el pensamiento progresista en una cantidad de temas, dio un gran paso atrás con sus comentarios sobre las portadas satíricas y las caricaturas burlonas del semanario francés.

“No se puede provocar”, dijo. “No se puede insultar ni burlarse de la fe de los demás”, agregó. La realidad es que sí se puede. Tal vez no se debería hacer, y lo más educado y elegante sería no hacerlo, pero la liberad de expresión incluye, también, la provocación y burla de la fe de los demás.

Sin duda.

Que esos comentarios y provocaciones sean de mal gusto, degradantes, o groseros, como lo son, es otro tema, pero la liberad de expresión no lo es solo para lo que nos parece agradable o para lo que estamos de acuerdo. Es para todo, incluso para las estupideces.

El tema es cómo maneja la opinión pública esa libertad de expresión y qué decide consumir y qué no. Y en eso es importante entender que todas las sociedades deberían ser capaces de recibir el golpe de la sátira y la burla, incluso las de mal gusto, sin sentirse atacadas en sus derechos, o ni siquiera en su fe.

Principalmente porque un dios que no acepta el humor, es un dios débil. Y una religión que no acepta la crítica, es una religión intransigente que no promueve la reconciliación.

Las declaraciones del Sumo Pontífice muestran esa debilidad y traen esa intransigencia. Sobre todo cuando fue más allá en sus desaciertos al establecer un ejemplo para justificarse: “si mi buen amigo, el Dr. Gasbarri dice una mala palabra contra mi madre, se puede esperar un puñetazo”.

Errado de nuevo.

Nada justifica que algo que se hace con palabras se responda con puños, como tampoco nada justifica que lo que se hace con un lápiz, como las caricaturas de Charlie Hebdo, se responda a balazos o con metralletas, como los ataques en su contra.

Pero Francisco, aunque condenó el ataque en contra de los caricaturistas franceses, lo justificó a la vez, sin razón alguna, al decir que no se podían burlar de la fe de los demás.

No es admisible que el Papa pregone que las agresiones verbales se pueden responder con violencia física. Incluso porque al establecer que las personas pueden esperar una respuesta, si causan ofensas para él, los demás de su religión, o incluso su madre, con el ejemplo que usó, está rechazando el llamado de su dios de poner la otra mejilla.

Darle puños a una persona que insulte a su madre no parece ser una respuesta católica o cristiana.

Pero más allá de eso, yo nunca me mofaría de una religión, aunque no creo en ninguna, pero sí voy a defender incansablemente el derecho de hacerlo. Ya que, aunque me parece que están equivocados las personas que lo hacen, los derechos de libertad de los países desarrollados, les dan la potestad, a aquellos que lo hacen, de ser grotescos y estar equivocados.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

MARÍA FERNANDA ARISTIZÁBAL

La bellísima representante de Quindío en el Concurso Nacional de Belleza, nueva Señorita Colombia.

$titulo

TERRORISMO SICOLÓGICO

El encapuchado que amenaza con actos vandálicos para el 21 de noviembre busca generar pánico.