<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
David Escobar Arango
Columnista

David Escobar Arango

Publicado el 15 de julio de 2019

Emociones mensajeras

Querido Gabriel,

“Los hombres no lloran y las mujeres nunca se molestan”. La negación de nuestra emocionalidad no solo nos dificulta la vida, sino que nos priva de una abundante fuente de información sobre el mundo y sobre nosotros mismos. Aunque el libro Inteligencia Emocional de Goleman tiene casi 25 años, y el concepto se ha popularizado, nuestros contextos familiares, organizacionales y sociales aún nos exigen construir una muralla que niega, e incluso rechaza, las emociones de los demás, mientras nuestro sistema educativo no nos enseña a escuchar y comprender las propias. Esta semana estuve con Kathy Pike, gracias a Aldo Civico y Carlos Mesa. Esta mujer se ha dedicado a comprender la sabiduría de los caballos y cómo nuestra relación con estos seres de infinita sensibilidad nos podría ayudar a ser mejores líderes y más integrados seres humanos. ¿Conversamos sobre las emociones y su potencial para ser nuestra brújula en el viaje de la vida, como dice Pike?

Los mejores colegios han asumido la educación emocional como parte central de su proceso. En Virolai, en Barcelona, por ejemplo, cada mañana los estudiantes aprenden a leer su estado emocional, lo escriben, lo exponen frente a su grupo. A veces, incluso, le asignan un color o cuentan en qué parte de su cuerpo está alojada esa emoción que los acompaña. “Jordi está alegre hoy”, se lee en la pared. Así, los estudiantes aprenden, y también lo escuchamos de Kathy, a “sentarse en sus emociones” y a no reaccionar como mamíferos que solo saben “huir, paralizarse o luchar”.

¿Has pensado alguna vez, antes de reaccionar, que tus emociones son información que estás recibiendo, tuya o de tu interlocutor? Por ejemplo, si sientes frustración, puede ser un mensaje de que lo que estás haciendo no es efectivo. De ser así, no se trata de huir sino de ajustar. Si la emoción es, por otro lado, rabia, tal vez haya algo diferente que hacer, que no sea prepararnos para la lucha. Quizás alguien o algo traspasó una frontera, y es simplemente cuestión de restablecerla, amorosa y firmemente. La felicidad, además de ser gozada, probablemente pueda verse como una invitación a continuar, una oportunidad para seguirla disfrutando. Sería clave, en consecuencia, preguntarnos: ¿qué me hace sentir feliz en este momento? Si te interesan estas ideas, Kathy nos propuso estudiar un poco más de este tema y nos habló de Linda Kohanov, que en su libro The Power of Herd, sugiere un marco para comprender mejor esta información, ese poderoso mensaje que cada emoción trae consigo.

Quizá el desafío más grande sea fortalecer el vínculo entre el liderazgo y las emociones. ¿Has visto que casi todas las situaciones laborales o sociales complejas provienen más de la emoción que de la técnica o el conocimiento? Kathy nos sacudió con frases como: “El liderazgo requiere la habilidad para sentarse sobre emociones incómodas sin reaccionar”, “Dominación no es lo mismo que liderazgo”, “El líder no se puede encontrar con los demás desde una posición emocional” o esta joya que transcribo en inglés, por su potencia, para que sirva como provocación de nuestra tertulia: “Our presence is what feeds the others to be authentic”. Tal vez nuestro concepto de liderazgo deba expandirse, y en las oficinas de los gerentes y políticos debería haber más sofás que mesas, más abrazos y escucha que indicadores o informes.

* Director de Comfama

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

CAMPEONES CLÁSICO

Ayer fue la premiación de los campeones de todas las categorías del Clásico EL COLOMBIANO.

$titulo

CHARCOS MORTALES

Apropiaciones de aguas, incumplimiento de normas o alicoramiento, generan ahogamientos y tragedias.