<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Ricardo Mejía Cano
Columnista

Ricardo Mejía Cano

Publicado el 18 de noviembre de 2019

Enseñanzas de HP

Se conocieron en la Universidad de Stanford. Ambos eran amantes de las matemáticas, la electrónica y la ciencia y se destacaron académica y deportivamente. Podría decirse que la cultura de innovación moderna se les debe a ellos. El garaje en que empezaron su empresa marcó el origen de Silicon Valley.

En 1937, luego de graduarse, se reunieron con el fin de discutir cómo iniciar su nueva empresa. Acordaron que se dedicarían al diseño y construcción de equipos electrónicos novedosos, pero como no sabían cuáles, dejaron este tema tan importante pendiente. Para sostenerse tomaban toda clase de contratos, mientras ensayaban con diferentes productos.

Debido a que uno de ellos era amante de la música y aprendió en el colegio a tocar violín, uno de los primeros instrumentos que desarrollaron fue un oscilador de audio. Por la época Disney estaba en la producción de la película Fantasía. Al saber del invento de nuestra pareja, les ordenaron la fabricación de 8 unidades.

Así nació Hewlett Packard, una compañía que por sus altas competencias en tecnología, creatividad comercial y cultura innovadora, tanto en los sistemas de administración como en el desarrollo de productos, se convirtió en el modelo de los “start-up” en tecnología y una de las corporaciones más admiradas de la segunda mitad del siglo pasado.

El famoso profesor de Stanford, Jim Collins, en su clase de emprendimiento en los años 90 pedía a sus estudiantes calificar de 1 a 10 a los emprendedores que no sabían qué producto producirían. El promedio de las respuestas estaba en 3. Los estudiantes agregaban que un emprendimiento sin una gran idea, sin definición del mercado, en definitiva, sin foco, no podía tener éxito. Los estudiantes se sorprendían cuando Collins les decía que se trataba de Bill Hewlett y David Packard, y le replicaban que sus dudas se debían precisamente a lo que les enseñaban en clase.

Collins les respondía: Bill y David tenían foco en lo más importante: sus valores: “Nuestra compañía no existe sólo para hacer dinero. Si bien este es un objetivo fundamental, debemos encontrar las verdaderas razones de nuestra existencia: en una compañía un grupo de personas se reúnen para lograr colectivamente metas, que separadamente no podrían alcanzar. Esas metas deben contribuir a mejorar la sociedad”. A continuación, les recomendaba la lectura del libro “The HP Way”, escrito por David Packard.

La mayoría de los emprendedores se preguntan, ¿Cómo puedo tener éxito? Como lo expresa Collins en el prólogo a la última edición del libro, la pregunta que Bill y David se hacían era: ¿Cómo podremos contribuir a una mejor sociedad?

Para Collins las compañías que se destacan son guiadas por unos valores fundamentales y unos propósitos, que cambian muy poco con el tiempo, unido a unas prácticas operativas, procesos, normas, estructuras y estrategias que cambian permanentemente para adaptarse a la realidad cambiante del mundo actual. Y agrega: “Si descuida sus valores su empresa se perderá y si se rehusa a cambiar las prácticas, la competencia lo arrollará”.

Lo anterior explica lo que le pasó a HP al final de la década de los 90. En palabras de Collins, HP contrató una presidenta carismática que desconocía los valores de la compañía, quien se dedicó a comprar empresas para ganar participación de mercado y a recortar costos, olvidando que la razón de ser de la empresa era contribuir al desarrollo de la humanidad, con productos con un alto ingrediente tecnológico.

Si usted es estudiante de ingeniería, emprendedor o empresario debería leer “The HP way”, no sólo le ayudará a ser más exitoso en sus propósitos, sino también y más importante, le ayudará a entender cómo contribuir a una sociedad mejor.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas