<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Taller de Opinión
Columnista

Taller de Opinión

Publicado el 20 de diciembre de 2019

Es el Senado, no el estadio

Por Norvey Echeverry Orozco

Universidad de Antioquia
Comunicación - Periodismo, semestre 7
norvey.echeverry@udea.edu.co

Tienen los mismos aspectos: asientos, tribunas y pantallas. Ambos, en señal cerrada de televisión, son transmitidos: el primero en el canal dos y el segundo en el veinticinco. Los unos usan corbatas y los otros uniformes de licra; unos ganan más de treinta millones cada mes y los otros, muchos de ellos, más de cien.

Hay uno más visto que el otro, porque en Colombia a la gente le encanta el entretenimiento deportivo. Hablo del Senado y de los estadios de fútbol. Tan parecidos en los últimos días, o tal vez desde siempre, porque entre los anteriores senadores había una mujer que también gritaba más de lo necesario. No diré nombres, cada uno sabrá cuáles de ellos son los que más nos han dañado la audición.

Como hay hinchas que saltan y gritan en las tribunas hasta quedarse sin voz, hay senadores, con las venas de la frente marcadas y con la voz ronca, que gritan duro como si acabaran de salir de un manicomio. Uno hasta piensa por segundos que los tenían amarrados a un árbol y no los habían dejado hablar desde hace muchos años. Pero no, habían gritado el día anterior tan fuerte como lo hacen hoy.

Normalmente la gente grita fuerte, mientras se discuten ideas, porque les hacen falta argumentos. Da pena ver esa gritería en el lugar donde se define el futuro del país. Si el Senado es un zoológico, como lo comentó en una entrevista de radio María Fernanda Cabal, muchos de los senadores son orangutanes.

El Senado, poco a poco, por hombres y mujeres que gritan tan fuerte como el “soldado Patascuy”, se comienza a parecer cada vez más a una plaza de mercado, con una gran diferencia: tienen más estilo y educación los vendedores de mandarinas y aguacates en las calles de Medellín para gritar.

Pueden existir todos los desacuerdos ideológicos, esa es la base fundamental de la democracia, pero gritar como un cantante en un concierto no es necesario, más cuando se cuenta, en cada uno de los puestos, con micrófonos. No me quiero imaginar cómo serían sin ellos. En medio año, viendo las trasmisiones con quince de volumen, quedamos sordos. Le propongo al canal del Senado que, así como tienen una persona encargada del lenguaje de señas, ubique una advertencia, en la parte inferior de las pantallas, que diga lo siguiente: este senador no habla, grita, por eso le recomendamos bajar el volumen a su televisor.

*Taller de Opinión es un proyecto de
El Colombiano, EAFIT, U. de A. y UPB que busca abrir un espacio para la opinión
joven. Las ideas expresadas por los columnistas del Taller de Opinión son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de El Colombiano, ni las universidades
e instituciones vinculadas con el proyecto.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

JAMES RODRÍGUEZ, FUTBOLISTA

Gobernación de Antioquia le agradeció donación para venteros ambulantes del estadio, sin trabajo.

$titulo

ANTONIO GUERRA DE LA ESPRIELLA

Puede ser sujeto de extinción de dominio por juicio en sobornos de Odebrecht en Colombia.