<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Humberto Montero
Columnista

Humberto Montero

Publicado el 26 de enero de 2021

¿Es lícito defraudar?

A más Estado, más impuestos. No estamos ante una hipótesis sino ante una certeza. Un axioma que prueba cada año el informe sobre fiscalidad global de la Tax Foundation. Los países donde el peso del Estado en el PIB es menor suelen tener, por regla general, mayor competitividad impositiva. Por eso, cada año, Nueva Zelanda, Suiza, los países Bálticos, Australia, Holanda o Austria lideran el ranquin, y Francia e Italia lo cierran. No es cierta, por tanto, la cantinela que proclama la izquierda de que pagar más impuestos nos convierte por arte de magia en países más desarrollados y nos acerca al Estado del Bienestar perfecto. Esas hipótesis que arrastramos desde el ideal fracasado de los falansterios. México es un buen ejemplo. Figura año tras año entre los países con mayor presión fiscal, más que España, Reino Unido, Japón, Bélgica o Estados Unidos, pese a que se encuentra muy lejos de ser una sociedad desarrollada.

A menudo confundimos meritocracia con igualitarismo. Sin embargo, mientras la meritocracia se extrae directamente del espíritu de supervivencia -el único nexo que une de verdad a todos los seres vivos del planeta-, el igualitarismo simplemente no existe. Se trata, pues, de un ideal contrario a natura, por mucho que los socialistas de toda clase, con mucho tiempo libre para teorizar y pocas ganas de arar el campo, hayan tratado de sorbernos el cerebro. Es cierto que hay sociedades cuyo trabajo colectivo asegura esa prevalencia, como las hormigas de fuego, que ante la crecida del Amazonas son capaces de crear balsas vivas, unidas entre ellas, para flotar cientos de kilómetros hasta encontrar refugio. Pero de ahí a que todas sean iguales dista un abismo. En este caso, la hormiga reina viaja en “business”, protegida por todas las demás y sin mojarse la corona.

Llegados a este punto, me asalta la duda de si debemos rebelarnos contra ese afán recaudatorio del Estado, cada vez más voraz. Más aún cuando se ha pervertido el cuento, y ahora el sheriff de Nottingham se hace pasar por el “buen padre” que nos quita el dinero para redistribuirlo entre los más necesitados en pos de una sociedad más fraternal. Un Estado que se hace pasar por Robin Hood y nos vende que obliga a pagar más a los ricos cuando, por su desmedido tamaño, sus ingentes recursos salen en buena lógica de las clases trabajadoras, medias y bajas.

Para salir de dudas, converso con el catedrático y economista hispano-argentino Carlos Rodríguez Braun, que saca nuevo libro “Hacienda somos todos, cariño”, de la editorial Deusto, que a buen seguro podrán adquirir, y así se lo recomiendo, por internet. Le espeto sin anestesia. “¿Es lícito defraudar?” Y me da una clave sobre el espíritu de rebelión que hemos perdido y debemos recuperar. “El tamaño del Estado es inédito. Hace un siglo, el gasto público suponía el 10 % del PIB y ahora está en el 40 %”.

Y prosigue: “La historia de la fiscalidad es la historia de la rebelión de los pueblos. De hecho, muchos países surgen de esa rebelión fiscal. Estados Unidos, sin ir más lejos. Ahora tenemos la mayor presión fiscal de la historia y la gente no se rebela. Al final, pagan los que no tienen otro remedio y defraudan los que pueden. Si defraudar es legítimo es una cuestión que debe estar abierta porque si no el Estado iría al infinito en su voracidad”. Amén

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

YANETH LONDOÑO

Se convierte en la primera mujer que preside la Junta Directiva de la Andi en Antioquia.

$titulo

MINAS ANTIPERSONA

Más de 650 militares han sido víctimas de estos artefactos tras la firma del acuerdo de paz.