<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Ana Cristina Restrepo Jiménez
Columnista

Ana Cristina Restrepo Jiménez

Publicado el 16 de junio de 2021

Escarmentar en cabeza ajena

Vanessa Guillén y Vanesa Restrepo no solo comparten el nombre. Ambas hicieron visible la violencia sexual ejercida sobre ellas por compañeros de trabajo: la primera, en el Ejército de Estados Unidos; la segunda, en El Colombiano. Aunque ambas denuncias recibieron un trato institucional de sospecha y recelo, ellas persistieron en hacer público su caso. Con todo, tres diferencias las alejan: 1) ante la carencia de un enfoque de género oportuno y suficiente en su entorno laboral, sobre sus instituciones intervinieron dos poderes distintos del Estado: el Congreso (trámite de la ley “I am Vanessa Guillén”) y la Corte Constitucional (Sentencia T-140 de 2021); 2) mientras la periodista colombiana se desempeñaba en un medio bajo el poder femenino, la...

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

ARTESANÍAS DE COLOMBIA

Dos artesanas huilenses representan al país con chivas y sombreros en la feria Folkloriada Mundial.

$titulo

JUECES INJUSTOS

Tras una decisión incomprensible, Yuberjen Martínez se quedó sin el sueño de una medalla.