<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Andrés Oppenheimer
Columnista

Andrés Oppenheimer

Publicado el 10 de noviembre de 2021

¿Está preparada América Latina para el Metaverso?

Cuando el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, anunció recientemente que cambió el nombre de su empresa a Meta, porque operará en el metaverso, muchos medios no se percataron de la parte más importante de la historia: el hecho de que la nueva compañía será parte de una nueva tendencia tecnológica que cambiará el mundo.

El metaverso, o meta-mundo, o x-verso, o como termine llamándose, es el nuevo mundo de realidad virtual y realidad aumentada que reemplazará al internet tal como lo conocemos. Según me dicen varios gurús de la tecnología, el internet multidimensional cambiará —para bien y para mal— nuestras vidas, nuestros trabajos y la economía mundial.

En primer lugar, hay muchas compañías de internet además de Meta, incluidas Microsoft, Sony, Google y Apple, que están trabajando a toda velocidad para crear universos digitales multidimensionales. No habrá un solo metaverso, sino tantos millones de metaversos como ahora existen sitios de internet.

Podrás crear tu propio meta-universo e invitarme a sentarme virtualmente en tu oficina, y podremos caminar juntos digitalmente desde allí a cualquier otro lugar. Todo esto lo haremos con las anteojos de realidad virtual, que hoy en día son grandes y pesados —como eran los primeros celulares—, pero que pronto se parecerán a gafas comunes, y quizás más tarde serán reemplazados por chips en nuestras cabezas. Sí, ya sé, suena aterrador, y probablemente lo sea.

En segundo lugar, la transición a un mundo digital multidimensional probablemente comenzará con la industria de la música y el deporte, y después pasará a la producción de bienes digitales.

Podremos ver conciertos o conferencias con realidad virtual o realidad aumentada, en lugar de verlos en una pantalla plana. Y, más tarde, podremos fabricar productos digitales.

Un ingeniero en Alemania podrá teletransportarse a una fábrica en México y mostrarle a sus trabajadores cómo reparar una máquina rota, o viceversa.

En segundo lugar, el metauniverso llevara a la producción de cada vez más bienes virtuales, incluida la ropa digital. A medida que la economía se mueve cada vez más del mundo físico al mundo virtual, participaremos en reuniones de trabajo virtuales o iremos a una cena de gala virtual estando en nuestras casas en pijama, pero vestidos con ropa digital. Algunas empresas de ropa de lujo ya están vendiendo vestidos y accesorios digitales.

En tercer lugar, es probable que la producción de bienes digitales multidimensionales amplíe la brecha tecnológica entre los países ricos y pobres.

Vivek Wadhwa, un futurólogo de Silicon Valley que ha escrito varios libros sobre las próximas tecnologías, me dijo que el hecho de que el metauniverso permitirá que las personas trabajen desde cualquier lugar del mundo podría ser una gran oportunidad para que América Latina reemplace a China como la fábrica del mundo.

Pero agregó que así como América Latina se perdió la oportunidad de convertirse en la oficina de soporte administrativo del mundo cuando apareció el internet, puede perder la oportunidad de convertirse en la fábrica del mundo con el metaverso.

“El problema no es la tecnología”, dijo Wadhwa. “El problema es la falta de visión y capacidad de América Latina para aprovechar las oportunidades”.

Cuando le pregunté a Rony Abovitz, el fundador de la empresa de realidad aumentada Magic Leap, qué le recomendaría a los presidentes latinoamericanos, me dijo que les aconsejaría que construyeran una buena infraestructura de internet, rápida, que enseñen a los niños de sus países a codificar y ayuden a que sus empresas encuentren un lugar en las nuevas cadenas de suministro de productos digitales.

Si no se suben a esta ola ahora, “empezarán a parecerse cada vez más a Afganistán”, agregó.

Eso puede sonar demasiado dramático, pero tiene algo de cierto. Nos guste o no, la transición al mundo digital multidimensional va a suceder. Las empresas que están invirtiendo miles de millones de dólares en el metaverso no van a detenerse, así como no se detuvieron con la construcción del internet en la década de 1990.

El metaverso probablemente tardará entre diez y quince años en convertirse en una realidad cotidiana. Pero sucederá, y los países que no se preparen desde ahora van a quedarse atrás 

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas