<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Arturo Guerrero
Columnista

Arturo Guerrero

Publicado el 30 de octubre de 2019

Este otro país

Si el domingo pasado antes de cerrar las urnas un duende le hubiera dibujado a alguien el mapa de los resultados próximos a divulgarse, ese alguien se habría muerto de la risa. Habría creído que el geniecillo lo estaba tomando por ingenuo o que le hablaba de otro país, no de Colombia.

De ese tamaño fue el batatazo en las elecciones regionales. ¿Que se cayeran al unísono Uribe y Petro, jefes de los extremos políticos? ¿Que una mujer gritona y diversa -da quemazón decir lesbiana- alcanzara la mayor votación de cualquier antecesor en el segundo cargo del país? ¿Que una agrupación de juguete, la Alianza Verde, se empinara por encima de los reventados partidos de toda la vida? ¡Inconcebible!

Hay más. ¿Que el cantante de vallenatos de la guerrilla sea el nuevo alcalde de ese apéndice de Cartagena, llamado Turbaco? ¿Que el millón y medio bogotano de Petro en las anteriores presidenciales se hayan reducido a los 440 mil de Hollman? ¿Que los mil y un pastores cristianos de Uribe Turbay solo consiguieran del cielo sufragios para el último lugar de la derrota? ¡Inesperado!

Y varias ñapas. ¿Que el elegido en Medellín no haya sido “el que diga Uribe”, sino uno de los paladines de la paz con la guerrilla? ¿Que las encuestas hayan colapsado hasta el punto de que el columnista Coronell habla del “profesor” Guarumo, en honor de una de las firmas en fiasco? Y la tapa: ¿Que las portadas de los diarios de aquí y allá desplieguen el beso con ojos cerrados, de las dos primeras damas capitalinas? ¡Inaudito!

Pues bien, hoy se sabe que ese país de fantasía, anticipado por el gnomo del domingo no es otro país. Ese país es nuestra Colombia. Esta Colombia que salió a votar con dos espadas de fuego: conciencia e indignación. Los jóvenes, las mujeres, los pegados a las redes sociales, los hastiados de tanta historia patria sin patria y de tanta tinta tonta.

La conciencia analizó, aclaró, comprendió que la polarización es un caballo loco sobre el que los líderes treparon al viejo país, para sacar provecho de esta guerra. La indignación fue el combustible que elevó a 60 por ciento la proporción de los votantes, como nunca antes. Era preciso darle una vuelta canela a la tristeza de esta vida asustada. Entonces la gente fluyó en multitudes a hacer la tarea del futuro. Y el duende tuvo la razón, Colombia no es otro país pero comenzó a ser otro país.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

CATALINA ECHAVARRÍA A.

La deportista paisa se prepara para participar en la Expedición Polar (Polo Norte) de Dog Sledding.

$titulo

TRANCONES DECEMBRINOS

Habituales ahora, pero el reducido número de guardas y la indisciplina ciudadana agravan el problema.