<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Juan David Ramírez Correa
Columnista

Juan David Ramírez Correa

Publicado el 24 de enero de 2023

Estilo visceral

El 31 de diciembre el gobierno anunció un cese al fuego bilateral con algunos de los grupos armados escogidos para la llamada Paz Total.

“Es un acto audaz que obliga a las organizaciones armadas y al Estado a respetarlo”, dijo, con emoción, el presidente Gustavo Petro. Era su gran regalo de año nuevo.

Una bomba política.

Petro empezaba a cumplir con su camino hacia la Paz. Liberaría la tensión que hay por la violencia en las regiones. La inflación pasaría a ser un asunto secundario y abonaría el camino para que algunos bajen la guardia y quiten su mirada de la incertidumbre económica y social existente por la falta de claridad en estos primeros meses de gobierno.

Poco tiempo pasó y el Eln desmintió la noticia. Todo indica que el Ejecutivo no les consultó ni a las Fuerzas Militares ni a la guerrilla. Otty Patiño, negociador del Gobierno, reconoció que era solo una propuesta y que nunca “se llegó a una conclusión”. Petro la dio como un hecho acordado y la anunció.

Tremendo bluff. El Estado iba a entrar en tregua y el enemigo seguiría en lógica de combate.

Por esos días, el gobierno anunció también el levantamiento de las órdenes de captura de 16 cabecillas de bandas criminales para crear “puentes” de negociación con estos grupos ilegales.

La cosa no salió como esperaban. Por encima de las interpretaciones que tuviera el gobierno, desde lo constitucional era imposible hacerlo. Lo dijo el fiscal General: estos tipos no tienen carácter político, la única forma para tratarlos con benevolencia es bajo el sometimiento a la justicia.

Petro reconoció que el fiscal tiene razón en algunos puntos y que no es como ellos quieren.

La semana pasada, en Davos, durante el Foro Económico Mundial, Felipe Bayón, presidente de Ecopetrol, aseguraba con argumentos y mucho fundamento, que Colombia puede hacer una transición energética sin dejar la producción de hidrocarburos.

En paralelo, la ministra de Minas y Energía decía: “no habrá más contratos de exploración”. El deseo del gobierno de ser un salvador planetario puso al país en una posición polémica y tiró al piso la posición realista, sesuda, sostenible, responsable y de avanzada de Ecopetrol sobre el camino hacia las energías limpias.

El domingo la ministra trinó desmintiendo lo que ella misma dijo: “No hemos hablado de acabar con contratos de exploración y explotación de petróleo y gas...”. Sí, pero no; no, pero sí. Quizás se dio cuenta de que el país necesita los ingresos del petróleo, lo cual no excluye una transición energética sostenible.

Conclusión: decisiones y anuncios viscerales, que se vinculan intensamente con lo emocional y llevan a acciones que no se pueden evitar, que incluso escapan a la razón o la lógica.

Este gobierno tiene un gusto particular por eso, especialmente al decir: “estamos haciendo”.

Gobernar no puede ser un asunto de riñón. Para bajar esa visceralidad no sobra recordarle al gobierno un buen consejo, de esos de mamá: “Con fundamento, por favor”.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas