<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Elbacé Restrepo
Columnista

Elbacé Restrepo

Publicado el 28 de enero de 2019

“¿ESTRENANDO? NO, ¡VEL ROSITA!”

Estamos tan acostumbrados a que los grandes capitales colombianos se manejen bajo el criterio de “lo que nada nos cuesta...”, que cuando encontramos una empresa seria, eficiente, responsable y cuidadosa de los recursos de todos, nos dan ganas de hacer fiesta y contarlo a grito herido. Hoy traigo noticias del Metro de Medellín y, de ser posible, las escribiría en Arial 72, para que nadie se quedara sin conocerlas.

Se trata de la modernización y repotenciación de los trenes de primera generación, que representan un poquitín más de la mitad de la flota actual, cuya vida útil está llegando a su final.

Como no quiero hacer una columna inamena llena de cifras y porcentajes, solo para que se hagan una idea, valga decir que un tren nuevo de tres coches cuesta la bobadita de veinte mil millones de pesos, pero como en el Metro no le copian a la obsolescencia programada, desde antes de que comenzara a operar el sistema un grupo de profesionales tesos se dio a la tarea de combatir la dependencia tecnológica, innovar para evitar el desgaste de los equipos y crear conocimiento para mantener los estándares internacionales de servicio y calidad, lo que sería imposible si los trenes no contaran con el buen mantenimiento que han recibido a lo largo de los 23 años de funcionamiento.

La repotenciación cuesta un infierno de plata, pero comprar los trenes nuevos costaría dos infiernos. Lo más bonito es que la platica está ahí, contante y sonante. La capacidad visionaria de los gerentes, de Tomás Elejalde hacia atrás, incluyendo a Ramiro Márquez, con toda la varilla que le dieron, logró mantener y proteger un fondo para este propósito. Así la empresa, a diferencia de otros metros del mundo, no requirió acudir a los socios públicos para financiar la modernización.

La alcancía se fue llenando pasito a pasito, suave, suavecito, guardando un centavo hoy y otro mañana, de las tarifas que todos pagamos y de los arrendamientos de los locales dentro las estaciones y aledaños a ellas. Ese marranito tiene hoy cuatrocientos veinte mil millones de pesos. Una cantidad que equivale a la mitad de lo que costarían los trenes nuevos y que se ha custodiado con la sensatez del que vigila lo ajeno como si fuera propio, incluso con la fuerza de un león herido cuando algunos sectores politiqueros le han mandado sablazos con otros intereses. ¡Ah, ah, nanay, nanay, largo de aquí!

Conocer un tren por debajo, más bien feíto aunque ahí se aloja su cerebro, y saber que lo dejarán como nuevo, es un gran motivo de orgullo por todo lo que implica. Pero también es digno de rescatar y aplaudir lo cuidadosos que hemos sido los usuarios con las carcazas, lo que vemos en los viajes. No ha sido en vano la “cantaleta” reiterada de la Cultura Metro, pues aprendimos a preservar nuestros viejos vagones, que siguen siendo funcionales a pesar del paso del tiempo. Muy pronto, tal vez sin darnos cuenta, viajaremos estrenando aire comprimido, suspensión, bogies, rodadura, carrocería, inversor/ batería; enganche, frenos, iluminación, ventilación, mando, control y potencia, además de la modernización de la señalización ferroviaria, ¡uf!, ¡lo dije! Aunque para los usuarios todo se simplifique en tres palabras importantísimas: Ahorro, seguridad y cuidado.

Gracias, Metro de Medellín, por su alegría, pasión, visión integral y espíritu innovador. Pero sobre todo, por derrumbar el mito de que lo público es un triste violín prestado.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

ABIY AHMED ALI

El líder africano, 43 años, primer ministro de Etiopía, galardonado con el Premio Nobel de Paz 2019.

$titulo

DIOSDADO CABELLO

Cada vez alcanza mayores niveles de ordinariez y chabacanería en sus insultos al presidente Duque.